Cada día se baten nuevos récords en el complejo portuario de Los Ángeles-Long Beach, ya que los barcos llenos hasta los topes de carga siguen llegando a los puertos estadounidenses en medio del auge de las importaciones sin precedentes impulsado por la pandemia.

La Marine Exchange of Southern California informó de que el martes había 142 barcos en total en el puerto, estableciendo un nuevo récord histórico por tercera vez desde el viernes. Entre ellos, un récord de 88 son portacontenedores, incluyendo 56 anclados – empatando el récord establecido ayer. Otros 16 portacontenedores esperan en las zonas de deriva cercanas – otro nuevo récord histórico.

En tiempos normales, antes de la pandemia, lo normal era que hubiera un solo portacontenedor fondeado. Pero con el fuerte gasto de los consumidores, combinado con los minoristas que se apresuran a abastecer los estantes antes de la temporada de vacaciones, actualmente todos los anclajes regulares y de contingencia están esencialmente llenos, incluyendo los 10 lugares en los Anclajes de Contingencia de Huntington Beach, según el Marine Exchange, que ha rastreado las llegadas y salidas de buques en Los Ángeles-Long Beach desde 1923.

Tras más de un año de aumento sostenido de las importaciones, el boom de la carga muestra pocos signos de detenerse a medida que nos acercamos a la típica temporada alta de envíos. El auge ha tensado las cadenas de suministro y ha creado un desequilibrio comercial que ha hecho que salgan de Los Ángeles-Long Beach más cajas vacías que llenas, ya que los contenedores vacíos se reubican en Asia. En Los Ángeles, en julio, la relación entre importaciones y exportaciones se elevó a más de 5 a 1, la mayor diferencia registrada, mientras que las exportaciones cargadas cayeron al nivel más bajo desde 2005.

En agosto, el puerto de Long Beach inició la temporada alta de transporte marítimo con un gran éxito, ya que registró el mejor agosto de su historia. Los récords mensuales de carga en el puerto se han establecido ahora en 13 de los últimos 14 meses, desde el comienzo del aumento en julio de 2020.

«Ahora es temporada alta, pero es probable que veamos un crecimiento continuo de la carga hasta bien entrado el año 2022», dijo Mario Cordero, Director Ejecutivo del Puerto de Long Beach, al dar a conocer las cifras de agosto. «Para poder estar al tanto de esta carga, los puertos tendrán que adaptarse. Tendremos que encontrar las soluciones a largo plazo que satisfagan la demanda de los consumidores, aumenten la eficiencia en los puertos y reduzcan los costes para nuestros clientes.»

Mientras que las interrupciones de la cadena de suministro provocadas por la pandemia han afectado al crecimiento de las importaciones al por menor, con un crecimiento de dos dígitos que ahora se está reduciendo a un solo dígito, las entregas de carga no hacen más que retrasarse. Como resultado, algunos cargamentos que se esperaba que llegaran en agosto pueden haberse retrasado hasta este mes.

«El crecimiento interanual no es tan dramático como antes, porque ahora estamos comparando con meses en los que la mayoría de las tiendas cerradas por la pandemia del año pasado habían reabierto y los minoristas estaban abasteciéndose de nuevo», dijo Jonathan Gold, Vicepresidente de la Cadena de Suministro y Política Aduanera de la Federación Nacional de Minoristas. «Lo esperábamos. Pero estamos viendo problemas que van desde los cierres de puertos en Asia hasta los barcos que hacen cola para atracar en los puertos estadounidenses. Eso está creando desafíos continuos mientras los minoristas trabajan para suministrar suficiente inventario para satisfacer la demanda.»