Nueva Zelanda ha permitido finalmente la apertura de la industria marítima levantando todas las restricciones que estaban relacionadas con el COVID. Sin embargo, los cruceros y los viajes de ocio siguen estando prohibidos. Todas las restricciones socio-económicas se han revocado, excepto los controles fronterizos.

Esta relajación se debe a que Nueva Zelanda está libre de COVID desde el lunes de la semana pasada. Es uno de los primeros países en volver a la normalidad después de la pandemia.