La pandemia del coronavirus (COVID-19) ha creado una crisis global que ha impactado todos los aspectos de la vida y ha afectado gravemente al mundo laboral. En el sector marítimo, ha perturbado gravemente el funcionamiento del transporte por mar y ha afectado al trabajo de casi 2 millones de marinos en todo el mundo.

Numerosos gobiernos y organizaciones de gente de mar y de armadores han recurrido a la Organización Internacional del Trabajo para obtener orientación sobre la mejor manera de abordar las complejidades de la crisis actual a la luz de las disposiciones del Convenio sobre el trabajo marítimo, 2006, en su forma enmendada (MLC, 2006).

La presente nota informativa tiene por objeto responder a esas solicitudes haciendo referencia al CTM, 2006, a la labor de la Comisión de Expertos en Aplicación de Convenios y Recomendaciones de la OIT (CEACR), a una declaración de la Mesa del Comité Tripartito Especial del CTM, 2006, y, cuando proceda, a las recomendaciones publicadas por la Organización Marítima Internacional (OMI) y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Cabe señalar que tanto la Cámara Naviera Internacional como la Federación Internacional de los Trabajadores del Transporte se han mostrado activas desde el comienzo de esta crisis para apoyar a la gente de mar y a los armadores de todo el mundo y asesorar a sus miembros.

En general, se recuerda que, en virtud del CTM, 2006, las derogaciones, exenciones u otras cláusulas que permitan una aplicación flexible del Convenio por parte de los gobiernos deben decidirse en consulta con las organizaciones de armadores y de gente de mar, y toda determinación que se haga debe ser comunicada a la Organización por el gobierno interesado. La CEACR ha subrayado en numerosas ocasiones la importancia de estas consultas para la aplicación del CTM, 2006.

Se considera que se trata de un enfoque necesario e importante para asegurar que todos los países, independientemente de las circunstancias nacionales, puedan participar en el y que se respeten y apliquen las obligaciones internacionales, en la medida de lo posible, mientras se sigue tratando de mejorar las condiciones existentes. Por consiguiente, se alienta encarecidamente a los gobiernos a que consulten a las organizaciones nacionales de gente de mar y de armadores a fin de abordar una serie de cuestiones en el contexto actual creado por la pandemia del COVID-19 a la luz del CTM, 2006.