La naviera danesa Norden se ha asociado con su compatriota Kvasir Technologies, surgida de la Universidad Técnica de Dinamarca, en un nuevo proyecto de biocombustibles.

«En Norden, queremos conducir a la industria naviera hacia un futuro más limpio. Si realmente queremos marcar la diferencia, probar alternativas de combustible es el punto de partida correcto», dice Henrik Røjel, Director de Eficiencia Energética y Descarbonización de Norden.

Kvasir Technologies tiene una tecnología patentada para producir combustible a partir de material vegetal. Es decir, produce biocombustible líquido transformando la parte de la biomasa conocida como lignina, que a menudo se considera un producto de desecho.

Como explica Norden, la tecnología de Kvasir destaca porque, a diferencia de la mayoría de las demás tecnologías, es capaz de convertir no sólo la celulosa sino también la lignina en un producto líquido de biocombustible.

Esto hace que el proyecto sea fácilmente escalable, ya que la lignina es fácilmente accesible y se encuentra en grandes cantidades.

«Este proyecto demostrará la idoneidad de nuestro biocombustible como combustible y acelerará aún más el desarrollo tecnológico», afirma Joachim Bachmann Nielsen, CEO de Kvasir Technologies.

El proyecto permitirá al dúo explorar las características del biocombustible y demostrar su idoneidad para su uso futuro.

Como parte de la cooperación de 3,5 años, Norden planea implementar una prueba a gran escala del combustible de Kvasir en uno de sus buques en una etapa posterior.

Norden ya ha participado en varios proyectos de prueba de biocombustibles. En septiembre de 2018, Norden se convirtió en el primero en realizar un viaje de prueba en un gran buque oceánico propulsado por un biocombustible neutro en CO2.

«En el esfuerzo por estar a la cabeza, Norden está ayudando a probar y desarrollar el biocombustible en los buques de su propiedad, al tiempo que trabaja para que el biocombustible se convierta en una norma en los buques fletados a largo plazo por la compañía», añadió Røjel, subrayando que la iniciativa está en línea con el ambicioso objetivo fijado por la Organización Marítima Internacional para el año 2050.

Para recordar, el objetivo es reducir las emisiones de la industria del transporte marítimo en al menos un 50 por ciento para el año 2050 en comparación con el año 2008.

La colaboración en materia de biocombustibles forma parte de ShippingLab, una iniciativa conjunta de la industria destinada a desarrollar las competencias danesas en los campos de la digitalización, el transporte marítimo autónomo y la tecnología respetuosa con el medio ambiente.