La consultora marítima MSI ha publicado un nuevo análisis de cómo la epidemia del Coronavirus está afectando a los principales sectores de la industria marítima, y cómo puede afectar a cada uno de ellos en el futuro, dependiendo de la magnitud de la propagación del brote.

Los buques de carga seca a granel pueden verse gravemente afectados, ya que China importa alrededor del 40% de la carga seca a granel a nivel mundial. Con los prolongados cierres de fábricas y la escasez de trabajadores, la demanda de Dry Bulkers ya se ha visto afectada. MSI pronostica que la producción de acero de China caerá alrededor de un tres por ciento este año, pero las importaciones de mineral probablemente aumentarán en la misma cantidad, con las fábricas de altos hornos continuando la producción y las fábricas de hornos de arco eléctrico (que dependen de la chatarra en lugar del mineral) disminuyendo su ritmo.

En cuanto al carbón, es probable que las autoridades chinas protejan a los productores nacionales, según predijo MSI, lo que hará que las importaciones de carbón disminuyan alrededor de un seis por ciento a lo largo del año. La caída de las importaciones podría ser menor si las minas de carbón de China presentan dificultades para movilizar su mano de obra debido a las medidas de salud pública.

«En conjunto, estos impactos esperados en el comercio no son desastrosos. Sin embargo, el riesgo más importante en este momento es la fragilidad de la red de transporte. Incluso si los fundamentos apoyan las importaciones, sin una cadena de suministro eficaz desde los puertos hasta las redes ferroviarias y de carreteras en China la industria de carga seca se verá afectada», advirtió MSI.

El mercado de los buques tanqueros ya se ha visto afectado de manera significativa, y la AIE espera que con la magnitud de la crisis económica en China, el mercado mundial del petróleo se contraiga realmente en el primer trimestre, un resultado que no se ha producido desde 2009. La demanda de petróleo chino podría caer hasta un 25% sólo en febrero, y China es responsable de casi un cuarto del comercio mundial de crudo.

El impacto se produce en el contexto de otros factores negativos para las ganancias con los buques petroleros. El impulso que recibieron los buques petroleros a principios de año por la aplicación de la norma OMI 2020 y las sanciones a la flota de COSCO Dalian se han desvanecido. «Lo que hemos visto hasta ahora del Coronavirus es una escalada de estas tendencias, con un mayor riesgo de descenso si hay una mayor escalada», dijo MSI.

Para toda la cobertura de noticias de los puertos de contenedores de China, el transporte marítimo puede ser el menos afectado de los tres sectores principales del transporte marítimo. El brote de Coronavirus ha alargado y profundizado el habitual paro de la producción que normalmente se produce durante el año nuevo lunar chino, y los transportistas han respondido eliminando docenas de barcos. MSI prevé que mientras los trabajadores regresen a las fábricas en febrero, el impacto en las rutas de larga distancia se limitará más o menos al primer trimestre del año. Las rutas intra-asiáticas pueden tener un impacto mayor. En el peor de los casos, con la interrupción de las fábricas que se extiende hasta el segundo trimestre, el tráfico mundial de carga podría incluso contraerse en un uno por ciento a lo largo de 2020, predijo MSI.

Es probable que la reducción de la demanda de flete oceánico se sienta en el fletamento por tiempo, dijo MSI. «Ciertamente en el Lejano Oriente… va a haber un aumento de la flota inactiva de pequeños portacontenedores, en particular a medida que las empresas de transporte marítimo adopten un enfoque prudente al asumir nuevos tonelajes», predijo la empresa.