El nuevo crucero de expedición de Hurtigruten, el MS Roald Amundsen, hizo historia esta semana después de convertirse en el primer barco propulsado por baterías en concluir el Paso del Noroeste.

El barco del operador de cruceros noruego navegó más de 3.000 millas náuticas desde el Atlántico hasta el Pacífico para alcanzar el hito.

Habiendo atravesado el Paso del Noroeste, el barco navegará más lejos a lo largo de la costa de América del Norte y del Sur, antes de pasar el invierno ofreciendo cruceros de expedición en la Antártida.

El MS Roald Amundsen está programado para regresar a Norteamérica en el verano de 2020, para una serie de cruceros de expedición en Alaska.

El MS Roald Amundsen es el primero de los tres barcos híbridos de 15.000 toneladas encargados por Hurtigruten. La entrega de la segunda unidad, MS Fridtjof Nansen, está prevista para 2020, mientras que la entrega del tercer buque, que aún no se ha nombrado, está prevista para 2021.

Con capacidad para 530 pasajeros, los barcos están construidos a medida para las condiciones extremas del Ártico, con cascos especialmente diseñados y reforzados con hielo.

Además de encargar nuevas construcciones de propulsión híbrida, el operador de cruceros de expedición también está transformando buques actualmente en operación en cruceros de propulsión híbrida.

Como ya anunció la empresa, el actual MS Trollfjord, MS Finnmarken y MS Midnatsol estarán equipados con baterías y otras tecnologías ecológicas. El trío operará cruceros de expedición durante todo el año a lo largo de la costa noruega a partir de 2021 en itinerarios aún no revelados.