El fabricante de neumáticos Michelin ha acordado enviar algunos de sus neumáticos utilizando dos buques de carga a vela que está desarrollando la naviera francesa Neoline.

Según el acuerdo, los neumáticos se cargarán en contenedores y se enviarán desde las instalaciones de Michelin en Halifax (Nueva Escocia) a Saint-Nazaire (Francia) tan pronto como los primeros buques de Neoline entren en servicio en 2023.

El interés de Michelin por los buques de carga a vela se produce en un momento en el que el grupo busca descarbonizar sus cadenas de suministro logístico como parte de su compromiso de lograr emisiones cero de carbono para 2050.

«Esta iniciativa y esta nueva asociación promueven la innovación en el ámbito del transporte sin emisiones de carbono. Este primer paso en el transporte sin emisiones de carbono está totalmente en línea con la estrategia de RSC de las operaciones de Michelin. Contribuirá a alcanzar el objetivo de reducir las emisiones de CO2 de la logística en un 15% en términos absolutos entre 2018 y 2030», ha declarado Pierre-Martin Huet, Director de la Cadena de Suministro del Grupo Michelin.

Neoline, con sede en Francia, se creó en 2015 con la intención de convertirse en el primer armador del mundo especializado en buques de carga modernos que utilizan velas para su propulsión principal. La empresa está construyendo sus dos primeros buques que operarán entre St-Nazaire, Halifax, San Pedro y Miquelón, y Baltimore, en la costa este de Estados Unidos.

Los dos buques piloto tendrán 136 metros de eslora y una capacidad de 500 vagones y 280 contenedores. Con 4.200 metros cuadrados de superficie vélica y asistencia de motor, Neoline cree que puede alcanzar una velocidad de al menos 11 nudos para mantener su programa de servicio quincenal, al tiempo que consigue un ahorro de combustible verificado.

Con los dos buques en servicio, Michelin dijo que puede comprometerse a enviar el 50% de sus neumáticos enviados desde Halifax a St-Nazaire.

«Este primer compromiso se refiere al flujo en dirección este (de América a Europa) y se suma a una cartera de pedidos ya bien nutrida en dirección oeste (de Europa a América)», dijo Jean Zanuttini, Presidente de Neoline. «Con nuestros buques de carga a vela, estamos desarrollando un modo de transporte más respetuoso con el medio ambiente, adaptado a la realidad económica y logística actual de los cargadores y que no depende de los combustibles fósiles.»

Aunque Neoline seleccionó al astillero francés Neopolia Marine para construir los dos buques en 2019, Zanuttini indicó que la construcción aún no ha comenzado.

«Con nuestros socios, estamos trabajando actualmente en las diferentes opciones disponibles para iniciar la construcción de nuestro primer buque lo antes posible», dijo Zanuttini.