Chevron está planeando una reducción del 10% al 15% de su fuerza de trabajo mundial este año, el mayor recorte de personal entre las grandes petroleras mundiales después de la pandemia de Covid-19.

La compañía pretende reducir los costes para superar el peor desplome del precio del crudo visto en una generación. Entre otras grandes compañías petroleras, BP Plc está reduciendo los puestos de gestión antes de un nuevo anuncio en junio, mientras que Royal Dutch Shell Plc está ofreciendo despidos voluntarios. Exxon Mobil Corp. ha dicho que tiene la intención de reducir los costos operativos en un 15%, sin incluir los despidos.

Los recortes de Chevron equivalen a unos 6.000 de sus 45.000 empleados que no trabajan en las estaciones de servicio. «Estamos racionalizando nuestras estructuras organizativas para reflejar las eficiencias y ajustarse a los niveles de actividad proyectados», dijo el miércoles la compañía con sede en San Ramón, California, en un comunicado. «Esta es una decisión difícil, y no la tomamos a la ligera».

Chevron planea despojarse de 1.000 millones de dólares de gastos operativos este año, además de recortar los gastos de capital en casi un tercio. Incluso antes de la pandemia, el director ejecutivo Mike Wirth lideraba una campaña de reducción de costos.

La reducción de puestos de trabajo será «generalizada pero pesada para las funciones corporativas y de apoyo», dijo el Director Financiero Pierre Breber en una entrevista el 1 de mayo. Pero los trabajadores del campo también pueden verse afectados porque los bajos precios del petróleo significan «menores niveles de actividad», dijo.