La Federación Internacional de los Trabajadores del Transporte (ITF) afirma haber oído historias de que los marinos a bordo del granelero Lita, de bandera liberiana, de Blumenthal, se ven obligados a recoger agua de lluvia con lonas para beber después de que el barco se quedara sin agua potable.

La ITF había alertado a las autoridades del pabellón de Liberia hace más de una semana tras un informe inicial de que el buque se encontraba en una situación crítica de escasez de agua.

«El hecho de que se obligue a la gente de mar a recoger agua de lluvia para sobrevivir es una acusación contra Blumenthal. Su dieta es pan y agua, sin agua», dijo la coordinadora marítima de la ITF, Jacqueline Smith.

«Este abuso sistemático de los derechos de la gente de mar es la terrible realidad de muchos buques de bandera de conveniencia y que permite a operadores sin escrúpulos como Blumenthal explotar los derechos más fundamentales de los trabajadores, como el acceso al agua potable limpia», añadió Smith.

El operador está siendo atacado por la ITF tras la detención de Anna-Elisabeth en Australia y la publicación de historias de condiciones abusivas a bordo de la flota global de la compañía naviera alemana.

El inspector de la ITF y líder de la operación dirigida Blumenthal, Sven Hemme, ha declarado hoy: «En las últimas seis semanas, la ITF ha puesto al descubierto las condiciones de explotación en las que la gente de mar se ve obligada a trabajar en los buques Blumenthal. Gente de mar que está desesperada por ayuda». Hizo un llamamiento a Liberia para que interviniera.