En uno de los proyectos de investigación más singulares relacionados con el almacenamiento de carbono, MARAD ha concedido 150.000 dólares al Puerto de San Diego para que realice un estudio sobre la hierba marina de la bahía como medio natural de captura y almacenamiento de CO2. Según el puerto, la hierba marina es uno de los ecosistemas costeros menos estudiados. Es necesario investigar más para saber cuánto carbono puede almacenar la hierba marina y cómo puede apoyar los esfuerzos para mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero.

«Tenemos que considerar todas las opciones para apoyar los esfuerzos de planificación climática estatales y locales, y una mejor comprensión del secuestro de carbono de la hierba marina en la bahía de San Diego podría desbloquear un tesoro de información y posibilidades», dijo el presidente de la Junta de Comisionados del Puerto de San Diego, Michael Zucchet. «Este estudio y la asociación con MARAD forman parte del enfoque holístico del puerto para mitigar los gases de efecto invernadero y ayudarnos a cumplir los requisitos del Estado y los objetivos que estamos estableciendo en nuestra propia Estrategia Marítima de Aire Limpio».

La hierba marina y otros ecosistemas costeros de «carbono azul» tienen una capacidad única para capturar y retener rápidamente grandes cantidades de dióxido de carbono en sus plantas y suelos. Como todas las plantas, la hierba marina absorbe dióxido de carbono y produce oxígeno. Sin embargo, a diferencia de las plantas terrestres, la hierba marina está sumergida en agua salada, lo que impide que el CO2 vuelva a la atmósfera. El carbono queda atrapado en las plantas y el suelo de la hierba marina durante miles de años. Aunque los hábitats de la hierba marina cubren una pequeña fracción de la superficie de los bosques terrestres, según los investigadores pueden almacenar carbono a un ritmo entre 30 y 50 veces superior al de los bosques.

La bahía de San Diego alberga el 17% de todas las hierbas marinas del estado y la mitad de las que se encuentran en el sur de California. El estudio, de un año de duración, evaluará la cantidad de carbono que almacena la hierba marina de la bahía de San Diego y la cantidad de carbono que seguirá capturando en el futuro. La información del estudio ayudará a la región de San Diego a entender mejor los beneficios de la captación de carbono de la hierba marina y cómo la restauración o la mejora de la hierba marina podría ayudar a mitigar los gases de efecto invernadero.

«MARAD se complace en apoyar proyectos como éste, que harán avanzar la investigación necesaria para apoyar la consecución de los ambiciosos objetivos de descarbonización del sector marítimo establecidos por la Administración», dijo Lucinda Lessley, administradora marítima en funciones. «Estamos deseando ver los resultados de este trabajo, que también proporcionará información vital para apoyar los hábitats naturales».

La financiación procede del programa META de la Administración Marítima del Departamento de Transportes de los Estados Unidos. El programa promueve la investigación, la demostración y el desarrollo de tecnologías, prácticas y procesos emergentes que mejoren la sostenibilidad medioambiental de la industria marítima.