Los manifestantes bloquearon el domingo la terminal de contenedores de Port Sudan y una carretera entre la ciudad oriental y la capital, Jartum, para protestar contra un acuerdo de paz firmado por el gobierno y grupos de todo el país, dijó un funcionario sindical y residentes.

El acuerdo, ratificado el sábado en la capital del sur de Sudán, Juba, se centraba en la resolución de los conflictos en la región occidental de Darfur y en los estados sureños de Nilo Azul y Kordofán del Sur.

Grupos de otras regiones también firmaron, pero algunos en el este dicen que las dos facciones que participaron en la «vía oriental» del proceso de paz no representan a las fuerzas políticas sobre el terreno.

El acuerdo tiene por objeto poner fin a decenios de conflicto en el Sudán y unir al país en una transición política tras la destitución del antiguo dirigente Omar al-Bashir en abril de 2019.

Sin embargo, los dos grupos más activos en el oeste y el sur no firmaron, y los analistas dicen que durante las negociaciones, las comunidades locales no fueron ampliamente consultadas por las autoridades militares y civiles que ahora comparten el poder.

La política en el Sudán oriental es volátil debido a las violentas tensiones tribales que afectaron recientemente a Port Sudan y Kassala, a la posición de las potencias regionales, incluidos los ricos Estados del Golfo, y a la ira por la prolongada crisis económica y el fracaso de los servicios públicos.

Los trabajadores del puerto del sur, la principal terminal marítima de contenedores del Sudán, y del puerto de Suakin, al sur, estaban en huelga por el acuerdo de paz, dijo Aboud el-Sherbiny, jefe del Sindicato de Trabajadores de Port Sudan.

«Exigimos la cancelación de la ‘vía oriental’ y del acuerdo que se firmó ayer en Juba porque esta vía expresa una agenda externa», dijo.

«Tomaremos medidas escalonadas si esta demanda no se cumple».