El relato de la agresión sexual de un ex cadete a de un buque de Maersk Line Limited (MLL) sin nombre ha generado una amplia atención en la comunidad marítima. La cadete es guardiamarina en la Academia de la Marina Mercante de Estados Unidos (USMMA). Había sido embarcada como parte del programa de formación del Año del Mar que lleva a cabo la academia.

La naviera danesa A.P. Moller-Maersk ha suspendido a cinco miembros de la tripulación en el marco de una investigación en curso sobre el caso de agresión sexual. La empresa ha declarado que está colaborando estrechamente con las autoridades estadounidenses.

La USMMA ha atraído el escrutinio anteriormente por los desafíos en la gestión de las agresiones sexuales: Tras una serie de acontecimientos desfavorables en 2016, el Departamento de Transporte de Estados Unidos había detenido temporalmente el programa Sea Year de la USMMA para revisar sus protocolos de prevención de acoso y agresión sexual.

En su página web oficial, se lee MLL, una filial del grupo A.P. Moller-Maersk con sede en Estados Unidos trabaja con el gobierno para apoyar las misiones militares, humanitarias y gubernamentales.

MLL declaró, en un comunicado, que como parte de la investigación en curso, cinco de sus tripulantes han sido suspendidos. El resultado aún está pendiente.

La empresa naviera ha estado trabajando estrechamente con el Departamento de Transporte de los Estados Unidos (USDOT o DOT), la Academia de la Marina Mercante de los Estados Unidos (USMMA) en Kings Point, los sindicatos, la Administración Marítima de los Estados Unidos (MARAD) y también la Guardia Costera de los Estados Unidos.

El «Año del Mar» es un programa especial llevado a cabo por la academia, en el que los cadetes adquieren experiencia en la línea y los buques de Maersk. Se permite un número limitado de candidatos en el programa. Hasta ahora, el programa ha formado a 732 cadetes de 2017.

Un portavoz de la Administración Marítima del USDOT, dijo que el supuesto incidente fue puesto en su conocimiento y añadió que el Superintendente de la USMMA lo había remitido al Servicio de Investigación de la Guardia Costera (CGIS) el 28 de septiembre.

La historia también ha llegado a la sede de AP Moller-Maersk, la empresa matriz de MLL, que es el mayor transportista marítimo del mundo. También ha llegado a la mesa de Søren Skou, director general de APMM.

Un portavoz de MLL dijo que mantienen una tolerancia cero con el acoso sexual y las agresiones sexuales en la APMM y también en toda la industria marítima.

Añadió que mientras determinan las medidas apropiadas necesarias para aumentar y garantizar la seguridad de todos los estudiantes de la USMMA, se comprometen a cooperar con toda la comunidad de la USMMA, incluidos los ex alumnos, los padres y los estudiantes.

No es el primer caso en el que una nave de la MLL se ve afectada por un caso de agresión sexual. En noviembre de 2020, MLL había sido multada con 10.000 dólares por no poder proporcionar un informe de agresión sexual a la Guardia Costera en relación con un caso en el Maersk Idaho.

AP Moller-Maersk se ha negado históricamente a compartir información sobre agresiones sexuales y acoso sexual dentro de la organización mundial. Siempre ha aducido la confidencialidad como razón para no compartirla. El director técnico de APMM, Palle Laursen, ha informado a Berlingske de que no tienen la impresión de que sea un fenómeno generalizado en Maersk.

Bill Woodhour, director general de MLL ha declarado que están conmocionados y entristecidos por el incidente que han leído. Se han tomado la situación en serio. Al mismo tiempo, están perturbados por las acusaciones hechas en la publicación anónima. Añadió que la empresa hace todo lo posible para garantizar que sus lugares de trabajo, incluidos los buques, sean lugares acogedores y seguros. Además, han puesto en marcha una investigación exhaustiva sobre este caso.

Referencia: bloomberg.com