Maersk se encuentra trabajando a capacidad completa y aún no alcanza el peak de las tarifas de flete debido a los altos niveles de consumo, ocasionado producto de la pandemia. Por esto, Vincent Clerc, vicepresidente ejecutivo y CCO de Maersk, señaló que «todos los buques que puede navegar están en el mar y todos los contenedores que pueden contener carga están en uso», según informó Bloomberg.

Aunque se estima que las tarifas alcanzarán su punto máximo en el primer semestre de 2021, en la mayor línea naviera del mundo saben que el boom dependerá del momento en que reabran las economías y en el que los patrones de consumo vuelvan a su estado anterior. Maersk y otras competidoras están disfrutando el aumento de las tarifas de flete, lo que ha provocado una combinación de baja capacidad de la flota frente a un fuerte aumento de la demanda de bienes en medio de las cuarentenas. Al mismo tiempo, la escasez de contenedores y la congestión en algunos puertos han apuntalado las tarifas de las líneas navieras.

Clerc, añadió que «aún no sabemos si la tercera ola de cierre extenderá el peak y si la gente se quedará en casa y comprará más en Amazon y Zalando o si lo acortará porque la economía se verá afectada».

De acuerdo a los datos del Índice Mundial de Contenedores y de Bloomberg Intelligence (BI), las tarifas de transporte de contenedores de 40 pies se dispararon cerca de un 50% en 2020, equivalente a un 30% más que el promedio de ocho años. Según Lee Klaskow, analista de BI, las tarifas de fletes podrían permanecer en niveles altos hasta el primer trimestre de 2021.

El ejecutivo de Maersk cree poco probable que Maersk cancele la mayoría de los itinerarios del próximo mes durante el Año Nuevo Chino, período en donde los envíos fuera de Asia traidcionalmente se desploman. Además, la línea naviera está movilizando enormes volúmenes de productos electrónicos, muebles y equipos de mejora del hogar.

«No habíamos previsto cómo el Covid podría cambiar los patrones de consumo», dijo Clerc, agregando que la aceleración de la demanda ha sido la más rápida en al menos 10 años. «La gente usa una porción mucho, mucho más alta de sus salarios en bienes», concluyó.