Maersk anunció que lanzará el primer portacontenedor carbono neutral del mundo en 2023, siete años antes de lo previsto en el plan de descarbonización de las operaciones marítimas. Todos los futuros buques propiedad de Maersk tendrán instalada tecnología de doble combustible, lo que permite operar de forma carbono neutral o utilizar fueloil de muy bajo contenido de azufre (VLSFO).

«La ambición de A.P. Moller – Maersk es liderar el camino en la descarbonización de la logística global. Nuestros clientes esperan que les ayudemos a descarbonizar sus cadenas de suministro globales, y estamos aceptando el desafío, trabajando en la solución de los retos prácticos, técnicos y de seguridad inherentes a los combustibles neutros en carbono que necesitamos en el futuro. Nuestra ambición de tener una flota carbono neutral para 2050 fue un reto enorme cuando lo anunciamos en 2018. Hoy lo vemos como un objetivo desafiante, pero alcanzable», explicó el CEO de Maersk, Soren Skou.

Cerca de la mitad de los 200 clientes más grandes de Maersk se han fijado, o están en proceso de establecer, metas ambiciosas basadas en cero carbono para sus cadenas de suministro, y la cifra va en aumento. El buque feeder alimentado con metanol de Maersk tendrá una capacidad de alrededor de 2.000 TEUs y se desplegará en una de sus rutas intrarregionales. Mientras que la nave opere con VLSFO estándar, el plan es que el buque opere con e-metanol carbono neutral o bio-metanol sostenible desde el primer día.

Henriette Hallberg, CEO de Fleet & Strategic Brands de Maersk, dijo que «será un desafío significativo obtener un suministro adecuado de metanol neutro en carbono dentro de nuestro cronograma para ser pioneros en esta tecnología. Nuestro éxito depende de que los clientes adopten este producto innovador y refuercen la colaboración con fabricantes de combustibles, socios tecnológicos y desarrolladores para aumentar la producción lo suficientemente rápido».

Hallberg añadió que «creemos que nuestra aspiración de poner en funcionamiento el primer buque de línea en carbono neutral para 2023 es la mejor manera de iniciar una rápida escalada en combustibles carbono neutrales que necesitamos».

Tanto el buque alimentado con metanol como la decisión de instalar motores de doble combustible en las naves de nueva construcción forman parte del reemplazo de la actual flota de Maersk. Las implicaciones de CAPEX serán manejables y se incluirán en la orientación actual.

La colaboración reforzada para resolver los desafíos

Un futuro carbono neutral para el transporte marítimo requiere innovación, pruebas y colaboración en múltiples industrias. Maersk continúa explorando varias vías de combustible neutrales en carbono y espera que existan múltiples soluciones de combustible en el futuro.

El metanol (e-metanol y bio-metanol), las mezclas de lignina alcohólica y el amoníaco siguen siendo los principales candidatos al futuro. Un socio clave de colaboración del logro de este objetivo es el Centro de Transporte de Carbono Cero Maersk McKinney, entidad de investigación y desarrollo independiente y sin fines de lucro, que trabaja en todos los sectores, organizaciones, áreas de investigación y reguladores para acelerar el desarrollo y la implementación de nuevos sistemas y tecnologías energéticas.