La flota marítima pronto competirá con los aviones para distribuir las vacunas contra el Covid-19 en una campaña de distribución que podría durar cuatro años, según el jefe de productos farmacéuticos de Maersk, informó Financial Times.

La mayor parte de las vacunas se han transportado por aire y tierra, ya que las fábricas están situadas principalmente en Europa, Estados Unidos e India, cerca de los primeros receptores. Sin embargo, los buques se utilizarán cada vez más para acceder a los mercados de África, Asia y Sudamérica a partir de mediados de este año, cuando Maersk prevé que la oferta de vacunas superará la capacidad de transporte aéreo.

«A mediados de 2021, veremos un excedente de vacunas y una red logística que no es capaz de manejarla en términos de carga aérea, infraestructura de cadena de frío», dijo Hristo Petkov, jefe de productos farmacéuticos de Maersk. «Entonces, los contenedores marítimos desempeñarán un papel más importante», proyectó.

La mitad de la distribución de vacunas contra el Covid-19 se realizará localmente a través de vuelos terrestres y de corta distancia, dijo Petkov, pero los aviones y los buques se disputarán la mitad restante, teniendo en cuenta los fabricantes y las autoridades sanitarias la madurez de la cadena de suministro, la infraestructura y las tasas de producción de vacunas.

A lo largo de la última década, los buques mercantes han ido restando cuota al transporte aéreo de medicamentos, tratamientos y vacunas, ya que la amenaza de los fabricantes de medicamentos genéricos ha obligado a las empresas farmacéuticas a reducir costos. Sin embargo, el transporte aéreo, más rápido y costoso, sigue siendo el más utilizado para los productos farmacéuticos más caros.

El 87% de los productos médicos por volumen se envían por vía marítima, frente al 13% por vía aérea, pero esa proporción se invierte en términos de valor, estima Mark Edwards, director gerente de la consultora logística Modalis y antiguo responsable regional de transporte de AstraZeneca. «La vacuna Covid encaja en el extremo superior del bajo valor», dijo, pero añadió que la proporción del envío por contenedor probablemente sea menor de lo habitual, ya que se priorizará la velocidad

El uso de Líneas Navieras por parte de AstraZeneca se ha disparado en los últimos años y el bajo coste de su vacuna contra el coronavirus la convierte en una de las principales candidatas a ser enviada por mar. Maersk tiene un acuerdo exclusivo para distribuir una vacuna que está desarrollando Covax, un grupo biotecnológico estadounidense que pretende producir 1.000 millones de dosis para finales de 2021.

Sus defensores afirman que los contenedores refrigerados de los buques, pueden funcionar como almacenes móviles en tierra, ayudando a los países que carecen de infraestructura de cadena de frío, mientras que el transporte marítimo estabiliza el flujo de vacunas fuera de las fábricas. Podría decirse que se producen menos residuos, ya que el transporte marítimo pasa por menos manipuladores, lo que reduce el riesgo de desviaciones de temperatura.

Sin embargo, Edwards afirma que es probable que un buen número de fabricantes de vacunas se queden con el transporte aéreo, ya que los departamentos de calidad de los grupos farmacéuticos, que «mandan», tienden a resistirse al cambio.

Maersk también se ha unido a otros grupos logísticos y al mayor fabricante de vacunas del mundo, Serum Institute of India, para advertir de las largas esperas que sufrirán los países en vías de desarrollo, ya que la capacidad de producción no se incrementará con la suficiente rapidez.

«Tardaremos entre tres y quizá cuatro años en vacunar a todo el mundo», dijo Petkov de Maersk. Pero, reconoció que «podría haber diferentes variaciones del virus y de las vacunas, así que estamos viendo que esto podría prolongarse más tiempo».