A.P. Moller – Maersk ha comprado una empresa emergente de electrocombustibles con sede en Silicon Valley, en un momento en el que el principal transatlántico del mundo trabaja para descarbonizar sus operaciones marítimas.

La inversión minoritaria en Prometheus Fuels es un componente importante del desarrollo por parte de Maersk de portacontenedores alimentados con metanol. A nivel de laboratorio, Prometheus Fuels puede producir alcohol utilizando energía renovable, aire ambiente y agua. El alcohol puede utilizarse entonces como eFuel neutro en carbono para propulsar los buques.

Los electrocombustibles incluyen alcoholes producidos a partir de energía renovable, incluido el metanol verde, y son tecnologías de combustible que ya son viables en la actualidad. Maersk considera que los alcoholes son uno de los varios combustibles de la futura combinación de combustibles y una de las cuatro posibles vías de combustible que la empresa ha identificado para ayudar a descarbonizar sus operaciones, junto con el biodiésel, los alcoholes mejorados con lignina y el amoníaco.

«Prometheus Fuels está desarrollando una tecnología muy interesante e innovadora para producir electrocombustibles basados en el carbono a partir de la captura directa de CO2 en el aire», explica Morten Bo Christiansen, Director de Descarbonización de A.P. Moller – Maersk. «Se espera que los electrocombustibles desempeñen un papel clave para la descarbonización del transporte marítimo y, si se amplía con éxito, la tecnología de Prometheus Fuels abordará una limitación clave para los electrocombustibles basados en el carbono: la competitividad de los costes de la captura directa de aire.»

Maersk espera que los alcoholes sintéticos y otros electrocombustibles desempeñen un papel importante en la descarbonización del transporte marítimo, debido a sus ventajas de escalabilidad a largo plazo en comparación con los combustibles de origen biológico. Producido a partir de energía renovable y agua y CO2 ambiental a partir de la captura directa del aire, tiene el potencial de ofrecer una disponibilidad infinita independientemente del ámbito geográfico.


«Nuestro electrocombustible con cero emisiones netas de carbono y cero azufre no compite con la producción de alimentos, ya que procede de electricidad y aire renovables, por lo que su materia prima es ilimitada», afirmó Rob McGinnis, fundador y director general de Prometheus Fuels. «Nuestro electrocombustible ofrece una solución verdaderamente viable para descarbonizar el transporte marítimo, que puede ampliarse y aplicarse a tiempo para evitar un calentamiento global catastrófico. Estamos muy contentos de asociarnos con Maersk, un líder mundial en la descarbonización de las industrias del transporte y la navegación, para acelerar esta transición.»

American Airlines ya ha firmado la compra de 10 millones de galones de combustible para aviones de Prometheus Fuels. Con una valoración de más de mil millones de dólares, Maersk se unirá a un equipo de inversores en la startup que incluye a BMW i Ventures y Metaplanet. Peter Votkjaer Jorgensen, socio de Maersk Growth, también se unirá al consejo de administración de la empresa.

«La descarbonización es un imperativo estratégico de Maersk, por lo que invertir en este espacio es un punto de enfoque natural para Maersk Growth y uno en el que podemos ofrecer valor más allá del capital a través de la experiencia y la escala de la organización de Maersk», dijo Peter Votkjaer Jorgensen, Socio de Venture en Maersk Growth, el brazo de Corporate Venture de A.P. Moller – Maersk. «La tecnología de Prometheus tiene un potencial disruptivo para el mercado de los combustibles verdes, y esperamos contribuir así como aprender de esta asociación en los próximos años.»

En agosto, Maersk encargó ocho buques oceánicos con combustible verde de metanol que se entregarán a partir del primer trimestre de 2024. A principios de este mes, Maersk invirtió en WasteFuel, una empresa emergente con sede en California que produce bioetanol verde a partir de residuos.