El buque tanque para productos químicos HARAPAN BARU llegó a Pulau Atlas, Samarinda, Kalimantan, Indonesia, el 10 de marzo, con un cargamento de betún. El barco está anclado desde su llegada y no puede descargar su carga, debido a los temores de coronavirus. El buque tanque zarpó de Singapur e iba a descargar la carga, total o parcialmente, en Pare Pare Sulawesi (Indonesia), pero fue desviado por las fuertes protestas de la población local, porque «el buque llegó de Singapur, donde hay un brote de virus y, por lo tanto, puede estar contaminado». La misma historia se repite en Samarinda, los lugareños exigen que el buque tanque se traslade a algún lugar aguas abajo del puerto, o si no, amenazan con cortar la cadena del ancla.

Si no es una locura, ¿entonces qué lo es?. No hay información sobre tripulación infectada a bordo, y en cualquier caso, los buques petroleros están menos conectados a los buques de la costa y por lo tanto, son la menor amenaza biológica imaginable.