Los comerciantes de petróleo chinos reconocen los precios de ganga del crudo cuando los ven. Esa, al menos, es una conclusión por los ultimos movimientos de los supertanqueros del mundo.

117 de los mayores buques de transporte de crudo de la industria están en ruta hacia los puertos del país asiático, donde ha habido signos crecientes de un repunte en la demanda de petróleo tras el brote de coronavirus. Ese es el mayor número de buques desde al menos el comienzo de 2017, y muy posiblemente desde siempre. Asumiendo que tienen cargas de tamaño estándar a bordo, es probable que los buques entreguen al menos 230 millones de barriles de carga.

El aumento de los flujos es sólo otra prueba que respalda la idea de que el consumo de petróleo del país se está recuperando en un momento en el que muchas otras naciones todavía están luchando por aliviar las medidas de bloqueo mientras combaten el Covid-19. La aparente demanda de petróleo de China aumentó aproximadamente un 11% entre marzo y abril, y las refinerías independientes de la nación están procesando a un ritmo récord.

«Las compras chinas se hacen en base a razones geopolíticas y de precios», dijo Peter Sand, el analista jefe del grupo de comercio marítimo BIMCO. «Las estrellas se alinearon perfectamente en la segunda mitad de abril».

Es probable que muchos de los envíos, que llegarán entre ahora y mediados de agosto, hayan sido comprados el mes pasado, cuando los precios del petróleo se desplomaron brevemente hacia cero debido a una enorme sobreproducción mundial de crudo. Los barriles de EE.UU. se comercializaron a precios negativos el mes pasado en medio de la preocupación por la falta de espacio para almacenar los suministros mientras que, en todo el mundo, las calidades físicas también se redujeron drásticamente.

La aparente demanda de petróleo de China aumentó a 11,81 millones de barriles diarios en abril, frente a los 10,63 millones de marzo, según datos recopilados por Bloomberg. Eso significa que los buques en ruta entregarán casi 20 días de suministro.