El Canal de Panamá está sintiendo los efectos de la pandemia del Covid-19 con una caída sustancial en el tránsito de barcos en abril y mayo, dijo el administrador de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), Ricaurte Vásquez, en un foro virtual organizado por un periódico local. «Estamos empezando a sentir el impacto de la situación de la pandemia en el tráfico», Vásquez.

En abril, 1.022 buques transitaron por la vía acuática, 169 menos de lo esperado y en mayo el número de buques que pasaron por el Canal se redujo a 925. En enero de 2020, hubo 1.283 tránsitos; en febrero, 1.226 y en marzo, 1.210.

Los segmentos del mercado más afectados fueron los de los pasajeros de cruceros, con 45 cruceros menos en comparación con 2019. Otros segmentos afectados fueron los de los transportistas de vehículos y también el transporte de gas debido a la caída de los precios y la demanda.

«No creo que las condiciones económicas fundamentales que existían hayan cambiado, pero la pandemia ha acelerado los ajustes que había que hacer en el área comercial», dijo Vásquez.

Explicó que es importante que el Canal de Panamá trate de cumplir con la meta presupuestaria. «Hemos hecho ejercicios que pueden dar hasta 700 millones de dólares menos, pero todo dependerá de cómo se comporte el tráfico».

Panamá, todo el país, el sector privado y el gobierno, tienen que enfrentarse a la nueva realidad para reinventarse, dijo Vásquez, añadiendo que el Canal también tendrá que reinventarse a sí mismo en la forma de servir a los clientes y hacer negocios.

Una de las formas de ayudar a la economía panameña es el desarrollo de un plan de inversión de 2.000 millones de dólares para encontrar nuevas fuentes de agua para el consumo humano local y las operaciones del Canal, que se convertirá en la segunda obra más importante durante la administración panameña, después de la ampliación del Canal de 5.000 millones de dólares, inaugurada en 2016.

Añadió que se están haciendo esfuerzos para acelerar el programa de inversiones de contenido local, porque esto asegurará que la fuerza laboral siga generando valor añadido para el Canal y el país.

Desde el inicio de la pandemia, Vásquez dijo que están trabajando con 6.400 personas y el resto del personal está teletrabajando. «Se han cambiado los turnos y hemos hecho rotaciones más largas para reducir el riesgo para el personal del Canal».

Se harán una serie de modificaciones para colocar barreras físicas y buscar la distancia física en las zonas del Canal. Además, en junio, el canal comenzará a funcionar con un nuevo protocolo de la nueva normalidad y se respetarán todos los contratos de los trabajadores y proveedores.