Por Ian Putzger en Toronto (The Loadstar) –

La persistente y creciente congestión en los puertos de la costa oeste de EE.UU. ha hecho que algunos cargadores busquen el santuario de la costa este para acelerar la carga a través de la cadena de suministro, pero esta vía también se está volviendo cada vez más problemática.

A medida que la congestión en los puertos del Pacífico empeoraba, el cambio a los puertos de la costa este cobró impulso, pero ahora éstos están luchando con una congestión cada vez mayor: a mediados de la semana pasada había 24 buques esperando atracar en el puerto de Savannah, y Maersk Line calificó la situación en Georgia de «cada vez más difícil».

El número de buques fondeados en la bahía de San Pedro a la espera de atracar en Los Ángeles y Long Beach ascendió a unos 70 la semana pasada, lo que indica que los tiempos de espera son cada vez más largos.

Pero al mismo tiempo, siete barcos estaban anclados en el puerto de Nueva York y Nueva Jersey, según la autoridad portuaria. (Otra fuente contó nueve buques en espera.) Y a lo largo de agosto y la mayor parte de septiembre hubo cuatro o cinco buques en espera en un día determinado, frente a uno o dos en los meses anteriores.

En Savannah, el tiempo de espera de los contenedores fue de 9,2 días de media la semana pasada, muy por encima de la media del puerto, que es de 4 a 5 días. En Nueva York, el tiempo de permanencia de los contenedores se ha duplicado hasta los 6-7 días.

El crecimiento en estos puertos ha sido masivo. En el año fiscal que terminó en junio, Savannah experimentó un aumento del 20% en los volúmenes de contenedores y en el complejo portuario de Nueva York/NJ los volúmenes de importación están en niveles que no se esperan hasta 2025.

Gran parte del problema se debe a cuestiones que van más allá de todos los puertos, a saber, una red ferroviaria congestionada y la escasez de camiones para trasladar las cajas fuera de los muelles. Según un informe, en Los Ángeles hay 16 contenedores esperando por cada camión disponible.

Aunque la situación en el sur de California ha acaparado toda la atención, los problemas de congestión son más o menos universales en este momento, dijo Craig Grossgart, vicepresidente sénior de Global Ocean en Seko Logistics.

«Todo el mundo está tan centrado en Los Ángeles/Long Beach que los demás puertos están pasando de largo», dijo. «Savannah es un desastre, los puertos de Nueva York/Nueva Jersey son un desastre y creo que todos los puertos están probablemente luchando con la congestión, pero con los nuevos puntos de referencia en LA/LB, NY/NJ y Savannah, no parecen tan malos en comparación. Así que ahora, ‘nuestros tiempos de permanencia son de sólo cinco días’ se ha convertido en una especie de grito de guerra».

Y ve pocos beneficios en desviar el tráfico a otros puntos de entrada. Explica: «Hay una ventaja de ser el primero, pero luego los lemmings te siguen y tienes el mismo problema que en Los Ángeles/Long Beach».

Dada la gran proporción de importaciones estadounidenses que pasan por el principal complejo de entrada del sur de California (alrededor del 40%), un pequeño cambio desde allí abrumaría a los demás puertos, añadió.

La Autoridad Portuaria de Georgia está acelerando la creación de capacidad adicional de almacenamiento de contenedores en Savannah. El 28 de septiembre aprobó más de 34 millones de dólares para desarrollar dos parcelas adyacentes a las instalaciones existentes o proyectos de ampliación. Estas parcelas añadirán 22,2 y 18 acres a la ecuación, impulsando la expansión hasta un total combinado de 230 acres. Se abrirán por fases, y la implantación completa está prevista para 2023.

En la actual temporada alta, los importadores tendrán que conformarse con la capacidad existente, a menos que cambien el tráfico a la carga aérea. Con el reloj corriendo para que las importaciones por vía marítima lleguen a EE.UU. a tiempo para el pico de compras, y la fiabilidad de los horarios de los transportistas marítimos alcanzando un mínimo histórico en agosto, según Sea-Intelligence, la carga aérea -o una combinación de ella con otros modos- será una solución más viable pronto que el enrutamiento de la carga a través de puertos alternativos.