LOS ÁNGELES, 19 oct (Reuters) – Los puertos de Los Ángeles y Long Beach, en el sur de California, son los que más carga marítima manejan de todos los puertos de Estados Unidos, pero son de los menos eficientes del mundo, según una clasificación del Banco Mundial y de IHS Markit.

En una revisión de 351 puertos de contenedores de todo el mundo, Los Ángeles ocupó el puesto 328, por detrás del de Dar es Salaam, en Tanzania, y el de Dutch Harbor, en Alaska. El puerto adyacente de Long Beach quedó aún más abajo, en el puesto 333, por detrás de la bahía turca de Nemrut y la keniana de Mombasa, según indicaron los grupos en su Índice de Rendimiento de Puertos de Contenedores inaugural, publicado en mayo.

El número total de buques que esperan para descargar fuera de los dos puertos adyacentes alcanzó el lunes un nuevo récord histórico de 100. Las compras de productos importados por parte de los estadounidenses se han disparado hasta niveles que la infraestructura de la cadena de suministro de Estados Unidos no puede soportar, lo que provoca retrasos y atascos en las entregas.

En la clasificación, el primer puerto fue el japonés Yokohama y el rey Abdullah de Arabia Saudí. Completan los cinco primeros puestos Chiwan, parte del puerto de Shenzhen, en la provincia de Guangdong; el puerto de Guangzhou, en el sur de China, y el de Kaoshiung, en Taiwán.

Los puertos de Asia, Oriente Medio y el Norte de África dominaron los 50 primeros puestos, mientras que sólo cuatro puertos estadounidenses se colaron entre los 100 primeros: Filadelfia (83), el puerto de Virginia (85), Nueva York y Nueva Jersey (89) y Charleston, Carolina del Sur (95).

La pandemia de COVID-19 ha perturbado el comercio en todo el mundo, obstaculizando el comercio y exponiendo la fragilidad de una cadena de suministro construida para el movimiento predecible y justo a tiempo de las mercancías.

Estados Unidos es el mayor consumidor del mundo, importando bienes por valor de unos 2,5 billones de dólares al año. El presidente Joe Biden está luchando por conseguir una enorme financiación federal para modernizar las infraestructuras en mal estado, incluidos los puertos marítimos. El control gubernamental, las operaciones 24/7 y la automatización ayudan a que muchos puertos no estadounidenses sean más eficientes.

Biden está presionando a los ejecutivos de los puertos, a los líderes sindicales y a los grandes minoristas como Walmart para que ataquen los obstáculos al transporte que hacen subir el precio de las mercancías y aumentan el riesgo de escasez de productos durante la importante temporada navideña.

Los ejecutivos de los puertos del sur de California están tratando de convencer a los operadores de terminales, importadores, camioneros, ferrocarriles, trabajadores portuarios y propietarios de almacenes para que adopten operaciones 24/7 en un intento de eliminar los atascos que han retrasado docenas de barcos en alta mar y las entregas a las tiendas y centros de cumplimiento de comercio electrónico.