Los propietarios y gestores del STROVOLOS (OMI: 9178056), un petrolero con pabellón de las Bahamas, protestan enérgicamente por la detención de la tripulación del buque. Esto ocurrió cuando la Policía Marítima de Indonesia abordó el buque a las 01:28 (hora local) del viernes 25 de septiembre, por una prolongada disputa relacionada con la carga de petróleo crudo del petrolero.

Se entiende que esta acción policial se produjo tras la intervención del gobierno camboyano, que alega que el cargamento fue transportado ilegalmente. Esta afirmación carece de fundamento y se rechaza totalmente. Los miembros de la tripulación siguen detenidos y están siendo interrogados en tierra por turnos.

La tripulación es víctima inocente de una conducta ilícita por parte del Gobierno de Camboya que viola sus derechos humanos. La tripulación prestaba servicio a bordo del petrolero cuando éste fue fletado a KrisEnergy (Apsara) Co. Ltd. En virtud de este fletamento, el petróleo que se cargaba era extraído por KrisEnergy del campo petrolífero de Apsara, en el Golfo de Tailandia.

Los propietarios del buque entendían que la empresa fletadora había sido contratada por el Gobierno de Camboya en el marco de una proyección de desarrollo petrolero comercial y le otorgaba el derecho a vender el petróleo previo pago de cánones.

Durante el fletamento, el grupo KrisEnergy tuvo dificultades financieras. Cuando el capitán del buque le informó de que se estaba quedando sin combustible, KrisEnergy comunicó a los propietarios del buque que no podían cumplir con su obligación de pagar el alquiler, que incluía el suministro de combustible.

No era seguro que el buque permaneciera en el campo petrolífero de Apsara. Por la seguridad de la tripulación, la carga y el buque – para mitigar cualquier siniestro medioambiental posterior – el buque navegó hasta el puerto más cercano y conveniente para repostar.

El contrato de fletamento fue rescindido debido a que los fletadores incumplieron obligaciones fundamentales. Desde el punto de vista jurídico, el buque no tenía ninguna obligación de regresar a Apsara. Legalmente, quien demuestre la propiedad y el derecho a vender la carga (a satisfacción de los Propietarios o según lo determine el Tribunal correspondiente si hay una disputa sobre la propiedad) está obligado a tomar medidas para descargarla previo pago de las sumas adeudadas a los Propietarios.

El Gobierno de Camboya no ha aportado ninguna prueba a los Propietarios para respaldar su afirmación de que es propietario de la carga a bordo del buque. KrisEnergy dijo a los propietarios que se oponía a que la carga fuera entregada al Gobierno de Camboya, ya que eso sería contrario a sus derechos de propiedad.

Los Propietarios creen que ha habido conversaciones en curso entre el Gobierno de Camboya, KrisEnergy y los receptores de KrisEnergy para llegar a un acuerdo sobre la venta del petróleo a bordo del buque y los pagos debidamente reclamados por los Propietarios.

A la espera de la resolución del litigio, los Propietarios y la tripulación han cuidado debidamente la carga con un gasto considerable y no quieren otra cosa que descargarla de mutuo acuerdo tan pronto como sea posible. Mientras tanto, han trasladado el buque a la costa de Batam a la espera de un cambio de tripulación largamente esperado.

La tripulación ha superado con creces su período de empleo contractual y tiene derecho a ser repatriada con sus familias. Todo lo que han hecho es cumplir con sus obligaciones como marinos al llevar el buque, primero a un lugar seguro para repostar, y luego anclar frente a Batam para esperar el cambio de tripulación.

Nunca ha habido ninguna intención o sugerencia de que se hiciera algo con el petróleo a bordo que no fuera descargarlo en cuanto se demostrara su propiedad y se llegara a un acuerdo sobre el pago a los Propietarios del dinero que se les debe.

El Gobierno no ha demostrado a los Propietarios su afirmación de que es propietario del petróleo a bordo del buque y no se ha llegado a ningún acuerdo con KrisEnergy sobre el pago del dinero que se debe a los Propietarios. Kris Energy tampoco ha revocado su declaración de que se opone a que el petróleo sea entregado al Gobierno de Camboya.

World Tankers cree que el Gobierno de Camboya no ha conseguido resolver los asuntos con KrisEnergy y ahora está adoptando la desagradable y poco ética táctica de intentar utilizar la Solicitud de Asistencia para coaccionar a los Propietarios a aceptar sus reclamaciones sin pruebas ni pagos. Esto es totalmente inaceptable.

Los Propietarios se ven obligados ahora a plantear su profunda preocupación, al más alto nivel gubernamental y diplomático, porque esta conducta viola los derechos humanos de una tripulación inocente.

Los Propietarios están muy preocupados por la posibilidad de que no haya un proceso adecuado y un juicio justo en Camboya. Esta preocupación se deriva del hecho de que el Primer Ministro de Camboya y sus ministros han hecho declaraciones públicas diciendo que la tripulación es culpable de robo, lo cual es inapropiado y contrario al principio básico de justicia.

Los armadores esperan que el Gobierno indonesio rechace, con razón y de acuerdo con los principios locales e internacionales de justicia, la solicitud de asistencia y ordene la liberación inmediata de la tripulación para que pueda volver libremente a casa con sus familias.