Algunos de los principales actores del mundo en el sector la producción y la energía lanzaron el miércoles una iniciativa para reducir y rastrear las emisiones de los barcos que fletan, a medida que se intensifican los esfuerzos para reducir la huella de carbono de la industria marítima.

Alrededor del 90% del comercio mundial se transporta por mar, y la agencia de transporte marítimo de la ONU, la Organización Marítima Internacional (OMI), tiene como objetivo reducir las emisiones totales de gases de efecto invernadero en un 50% con respecto a los niveles de 2008 para el año 2050.

Las emisiones de carbono del transporte marítimo aumentaron en el período de seis años hasta 2018 y representaron el 2,89% del CO2 mundial, según el último estudio encargado por la OMI, lo que aumenta la presión sobre la industria para que reduzca los niveles.

Bajo el Sea Cargo Charter, 17 compañías, incluyendo los grupos agrícolas Cargill, ADM y Bunge, las empresas petroleras Royal Dutch Shell y Total y el grupo minero Anglo American revelarán públicamente cada año si sus actividades de fletamento de barcos están alineadas con los objetivos de la OMI para 2050.

«La gente que compre fletes de viaje comenzará a preguntarse qué emisiones fueron realmente destinadas a este viaje y esa es una pregunta que realmente no se hizo antes», dijo a Reuters Jan Dieleman, presidente de la división de transporte oceánico de Cargill.

«Al crear la transparencia, se convierte en un tema en las decisiones de fletamento».

Peter Lye, jefe global de transporte marítimo de Anglo American, dijo que los fletadores firmados podrán analizar las emisiones asociadas con el transporte oceánico de manera metódica.

Grahaeme Henderson, jefe global de Shell Shipping & Maritime, añadió, «Una colaboración como esta, de todo el sector, es vital para aumentar la demanda de los clientes de transporte marítimo con emisiones bajas o cero».

La iniciativa sigue un proyecto paralelo, conocido como los Principios de Poseidón, lanzado en 2019, donde 18 de los mayores prestamistas de la industria mundial acordaron vincular la provisión de financiación para el transporte marítimo a los recortes de CO2.

Las otras empresas que participan en la última iniciativa, lanzada por el Foro Marítimo Mundial sin fines de lucro, son COFCO International, Dow, Equinor, Gunvor Group, Klaveness Combination Carriers, Louis Dreyfus Company, Norden, Occidental, Torvald Klaveness, Trafigura y Ørsted.