Los sindicatos de marinos y la Cámara de Armadores del Reino Unido han emitido una declaración conjunta en la que solicitan al gobierno que proteja los intereses de la gente de mar nacional como un recurso «vital» para mantener el comercio del país durante la crisis de COVID-19.

«Nuestros miembros deben ser habilitados por el Gobierno, con carácter urgente, para desempeñar el papel logístico clave de la industria naviera para mantener al Reino Unido abastecido de alimentos, medicamentos, combustible y equipos necesarios para sostener a las personas y las empresas», dice la declaración de Nautilus International, RMT (Sindicato de Trabajadores del Ferrocarril, la Navegación y el Transporte) y la Cámara del Reino Unido.

«Junto con el bienvenido apoyo gubernamental anunciado para el pago de los salarios y el subsidio por enfermedad, la preservación de los puestos de trabajo y las competencias, en particular para la gente de mar y otros trabajadores claves afectados por COVID-19, debe ser ahora el centro de la acción conjunta de la industria y el gobierno», prosiguió.

En particular, los organismos señalaron el «colapso de la demanda de pasajeros» a bordo de los transbordadores que, según dijo, «se espera que dure en el futuro previsible», y su creencia de que el Gobierno tiene un «papel central» que desempeñar en la provisión de un conjunto de medidas de apoyo para la gente de mar y las empresas afectadas. «Estamos dispuestos a continuar la labor con el Gobierno para acordar un conjunto de medidas eficaces para lograrlo», añadieron.

La declaración concluyó pidiendo al Gobierno del Reino Unido y a las administraciones descentralizadas «que ejerzan todas las palancas de política a su disposición para proteger los empleos y las cualificaciones de la gente de mar», sustentándose en que la base nacional de conocimientos marítimos «será aún más importante una vez que salgamos de esta pandemia mundial».