Los gobiernos de 12 países emitieron una declaración conjunta en la que se comprometen a ayudar a resolver la actual «crisis» de la gente de mar en una Cumbre Internacional Marítima Virtual sobre Cambios de Tripulación celebrada ayer en el Reino Unido, y en la que también se insta a otras naciones a seguir su ejemplo.

«La incapacidad de los operadores de buques en todo el mundo para llevar a cabo los cambios de la tripulación (durante la pandemia) es el desafío operativo marítimo más apremiante para el movimiento seguro y eficiente del comercio mundial», decía la declaración.

Desde marzo de 2020, sólo se ha producido alrededor del 25% de los cambios normales de la tripulación, según la declaración, dejando a más de 200.000 marinos varados en el mar a la espera de ser repatriados, mientras que un número similar espera en tierra para relevarlos.

«Los períodos de servicio de la gente de mar no pueden seguir ampliándose y deben mantenerse a una duración inferior a 12 meses, como se establece en el Convenio sobre el trabajo marítimo (CTM) de 2006», señaló. «Aparte de las preocupaciones humanitarias y de bienestar de la tripulación, y de las cuestiones de cumplimiento de la normativa, existe un riesgo creciente de fatiga y los problemas de salud mental podrían dar lugar a graves accidentes marítimos».

Comprometiéndose a dar ejemplo, los gobiernos signatarios hicieron un llamado a todos los Estados miembros de la OMI:

  • reconocer a la gente de mar como «trabajadores claves», aceptando sus documentos internacionales de gente de mar como prueba legal de eso si es necesario.
  • implementar en la medida de lo posible los protocolos acordados por la industria marítima para cambios seguros de la tripulación;
  • modificar las restricciones de cuarentena según sea necesario para eximir a la gente de mar;
  • explorar junto con la industria de la aviación las opciones de vuelo adecuadas para que la tripulación viaje de forma segura.

«Juntos podemos evitar la crisis mundial que se está desarrollando en el mar y desempeñar nuestro papel para ayudar al mundo a derrotar el coronavirus (COVID-19)», concluyó la declaración, que también fue respaldada por la OMI, cuyo secretario general Lim Ki-tack pronunció un discurso de apertura en la cumbre.

«El día de hoy marca un nuevo capítulo para la gente de mar», comentó el Secretario de Transporte del Reino Unido, Grant Schapps. «Junto con nuestros socios internacionales, estamos adoptando una postura para poner fin a la burocracia que impide a los hombres y mujeres de todo el mundo volver a casa».

El Ministro de Asuntos Marítimos Kelly Tolhurst, que fue co-anfitrión de la cumbre, expresó la esperanza de que «a través del compromiso de hoy aceleraremos la repatriación de las tripulaciones a nivel mundial».

Entre los gobiernos signatarios de la declaración conjunta figuraban Alemania, Arabia Saudita, Dinamarca, los Estados Unidos, Filipinas, Grecia, Indonesia, Noruega, los Países Bajos, el Reino Unido y Singapur.