La Organización Marítima Internacional (OMI) acordó el viernes, después de una reunión en línea de una semana de duración, hacer legalmente vinculante un objetivo existente: reducir la intensidad de carbono del transporte marítimo en un 40% en comparación con los niveles de 2008 en los próximos 10 años. Los estados miembros estaban muy divididos con una minoría considerable que luchaba duramente por objetivos más estrictos.

El impacto de la decisión del Grupo de Trabajo Intersesional sobre la Reducción de las Emisiones de Gases de Efecto Invernadero de los Buques de esta semana no limitará, y mucho menos reducirá, las emisiones del transporte marítimo en esta década.

El proyecto de texto será enviado ahora al Comité de Protección del Medio Ambiente Marino, programado para el 16 al 20 de noviembre, donde se espera que las partes adopten las recomendaciones del grupo de trabajo.