La pandemia dio lugar a reducciones y demoras en la entrega de nuevas construcciones y a la paralización del reciclaje de buques. Ello puede atribuirse a la escasez de mano de obra inducida por el bloqueo en las industrias de construcción y el reciclaje desguace. Además, otras medidas aplicadas para reducir la propagación de la pandemia, como las restricciones de viaje, hicieron imposible que los armadores organizaran visitas u obtuvieran una tripulación para la entrega final. Los cierres de puertos también afectaron a la llegada de tonelaje a los destinos de desguace en el subcontinente indio, expone en detalle el informe de la UNCTAD titulado «Review of Maritime Transport 2020».

La pandemia también tuvo un impacto significativo en los segmentos manufactureros de la cadena de suministro marítimo. En febrero de 2020, las entregas procedentes de China cayeron a su nivel más bajo en 15 años, con sólo cuatro buques entregados. A medida que se levantaron gradualmente los cierres, se reanudó la actividad industrial. Se informó de que China había regresado al 50% de su promedio de producción de 2019 en marzo de 2020 y al 60% en mayo. Sin embargo, para mayo de 2020 la producción mundial de construcción naval en TPM había disminuido un 14% interanual.

En marzo, cuando la pandemia estalló en Europa y los Estados Unidos, los cierres en Bangladesh, la India y el Pakistán detuvieron gradualmente el reciclaje de buques. En junio de 2020 se informó de que los astilleros de desguace de la India funcionaban a sólo un 30% o 40% de su capacidad total. En junio de 2020 se informó de que los astilleros de reciclados de la India funcionaban a sólo un 30% o 40% de su capacidad total.

La pandemia trajo consigo una incertidumbre generalizada en relación con los resultados económicos en 2020 y 2021. Como consecuencia, hubo que reconsiderar las decisiones estratégicas de inversión, por ejemplo, se aplazaron las órdenes de nuevas construcciones y las reparaciones. Los pedidos de contratos se redujeron en un 53% de un año a otro en julio de 2020.

Además, muchas empresas navieras retrasar la instalación de depuradores debido a las repercusiones de la pandemia en el flujo de efectivo financiero. Esto también está relacionado con el precio del combustible desde enero de 2020, puesto que la reducción de la diferencia de precios entre el combustible con alto y bajo contenido de azufre, aumentó el tiempo necesario para recuperar el costo de inversión de la instalación de depuradores.

Entregas y desguace en 2019

El informe de la UNCTAD también detalla el desempeño del sector en 2019. Según el documento, China, Corea del Sur y Japón mantuvieron su tradicional liderazgo en la construcción naval, que representa el 92,5% de las entregas de nuevas construcciones en 2019. China es el principal constructor de graneleros (56,2%), buques de alta mar (58%) y buques de carga general (34,6%); la Corea del Sur dominó en el segmento de gasero (62,8%), tanqueros (59,4%) y portacontenedores (41,7%); Japón, mientras tanto, predominó en los quimiqueros (54,1%).

En comparación con 2019, la cuota de mercado de Corea del Sur aumentó 7,7%, mientras que la de China disminuyó 5,1%. Los graneleros y los tanqueros de nueva construcción registraron los mayores aumentos (7,8% y 5,2%, respectivamente), mientras que los portacontenedores y los gaseros registraron las mayores disminuciones (-2% y -3,2%, respectivamente).

Nuevas órdenes

A principios de 2020, el portafolio de órdenes global disminuyó con respecto a los buques de graneles sólidos, tanqueros, portacontenedores y los buques de carga general. Los órdenes de estos de tres segmentos de transporte marítimo han venido disminuyendo desde 2017 (salvo los graneleros, que aumentaron en 2019). Esta tendencia se explica por la creciente disparidad entre los precios y los ingresos de las nuevas construcciones, la inestabilidad geopolítica, los persistentes problemas de financiamiento y la amplia incertidumbre sobre las opciones de combustible y tecnología.

Desguace de buques

Según el informe, Bangladesh sigue siendo el país con la mayor proporción mundial de tonelaje desguazado, ya que representa más de la mitad de los buques reciclados en 2019. Junto con la India y Turquía, estos tres países representaron 90,3% de la actividad de reciclaje de buques en 2019. Ese mismo año, los graneleros constituyeron la mayor parte del tonelaje reciclado (alrededor de un tercio), seguidos de los portacontenedores y los tanqueros. Desde 2016, los volúmenes de tonelaje reciclado disminuyeron a 29.135.000 dwt en 2016, 23.138.000 dwt en 2017, 19.003.000 dwt en 2018 y 12.218.000 dwt en 2019.

El único país entre los cinco principales destinos de desguace que aumentó sus volúmenes de reciclaje de buques en 2019 fue Turquía, lo que, según se informa, está vinculado a la certificación de los astilleros turcos por la Unión Europea, lo que les permite figurar en la lista de instalaciones aprobadas para el reciclaje de buques que enarbolan pabellones de la Unión Europea. En 2019, Turquía también ratificó el Convenio internacional para el reciclaje seguro y ambientalmente racional de los buques de Hong Kong [China], 2009 de la OMI.

En 2019, los graneleros aumentaron su participación porcentual en los volúmenes mundiales de desguace en un 172%; los portacontenedores, en un 145%; y los buques de alta mar, en un 88%. En cambio, los tanqueros y los gaseros registraron disminuciones importantes del 71% y el 55%, respectivamente.