Los cruceros son perjudiciales para la salud humana y el planeta, afirman los académicos, que han pedido que se regule la industria marítima para minimizar los riesgos. Los investigadores tienen que decir que los cruceros son fuentes potenciales que allanan el camino a los riesgos para la salud humana. El personal, los pasajeros y los residentes que viven cerca de los puertos o están empleados en los astilleros pueden estar en peligro.

Esto incluye la propagación sin precedentes de enfermedades, como el Covid-19, en algunos de los cruceros. Los expertos también han investigado y constatado que la contaminación atmosférica y acústica repercute en la salud y en los entornos de trabajo, dificultando la vida del personal de los astilleros y los barcos.

El equipo internacional de investigadores expertos ha puesto de manifiesto que los cruceros eran una fuente importante de contaminación ambiental y degradación ecológica, con el agua, el suelo, el aire, los hábitats frágiles y la vida silvestre dramáticamente afectados.

Combinaron las pruebas de más de 200 trabajos de investigación sobre la salud de las personas y el medio ambiente en diferentes mares y océanos del mundo.

La profesora Lora Fleming dijo que el turismo de cruceros se había expandido rápidamente en la época anterior a la crisis. La investigación también muestra cómo causa impactos significativos en el medio ambiente y el bienestar humano.

Hay una necesidad inmediata de mejorar las normas de seguimiento para generar datos más holísticos que permitan obtener una imagen completa de los impactos. Si no se aplican estrictamente las normas y reglamentos internacionales y nacionales estandarizados, la industria de los cruceros puede seguir contribuyendo a graves peligros para el medio ambiente y la salud.

El Dr. Josep Lloret, de la Universidad de Girona, ha dicho que su investigación destaca que los cruceros son un ejemplo excelente de cómo se entrelazan los destinos del medio ambiente y la salud.
Hasta ahora, la mayoría de los investigadores habían considerado los aspectos de forma aislada.

La revisión consolidada combinó los trabajos sobre una gran cantidad de factores que tienen impactos en la salud y el medio ambiente, y/o ambos. Las investigaciones demuestran que un gran crucero puede tener una huella de carbono superior a la de 12.000 coches.

Los pasajeros de los cruceros por la Antártida producen tanto CO2 en un viaje medio de siete días como el europeo medio en un año. En el Mediterráneo, las emisiones de CO2 de los transbordadores y cruceros suponen alrededor del 10% del total de las emisiones de los barcos.

El documento incluye una investigación sobre los residuos sólidos como ejemplo de cómo las actividades de los cruceros pueden afectar al medio ambiente y a la salud.

Referencia: eurekalert.org