“La huelga de la estiba sólo contribuirá a agravar los problemas de las empresas y los trabajadores”. Con esta frase, desde la Asociación de Consignatarios de Buques y Estibadores del Puerto de Bilbao (ACBE) han mostrado su consternación por la huelga en el puerto, ya que opinan que, tras la sentencia de la estiba del Tribunal Europea, “hay que adaptar el marco convencional portuario a la nueva realidad jurídica, tanto en el puerto de Bilbao como en el resto de puertos españoles”.

En este sentido, y más tras el comunicado de ayer de Bilboestiba según ACBE, “el régimen de libertades en nuestro país, que permite la acción sindical y el ejercicio del derecho de huelga, reconoce también la libertad de empresa y, por lo tanto, los empresarios toman sus decisiones en un marco de libre competencia con sujeción al ordenamiento jurídico. El empresario asume un riesgo económico y su gestión y el servicio que presta al cliente debe ser satisfactorio para garantizar la viabilidad del negocio y de los puestos de trabajo”.

Para ACBE, “las empresas estibadoras tienen firme voluntad negociadora, constatada a lo largo de décadas con la firma de sucesivos convenios colectivos de estibadores portuarios. Sin embargo, en nada contribuye a fomentar esta posición la representación sindical, convocando huelgas y denostando la imagen comercial del puerto de Bilbao, que es generador de empleo y riqueza, con enorme influencia en la economía de Vizvaya y su entorno”.

Esta actitud es, para la asociación “particularmente lamentable en una situación económica tan delicada como la actual, con la pandemia de la Covid-19”. En este sentid creen que “desde cualquier punto de vista, un exceso convocar 16 días de huelga por discrepancias en la negociación del convenio colectivo, paros que lo único que van a conseguir es agravar los problemas de empresas y trabajadores que dependen del normal funcionamiento del puerto de Bilbao”.

Fuente: Naucher