Por Nick Savvides (The Loadstar) -La duplicación de los cargos por detención y demora (D&D) durante la pandemia ha provocado quejas en Estados Unidos, Europa y Asia.

Algunos cargadores afirman que se les han cobrado miles de dólares, sin saber muy bien por qué.

Los polémicos cargos adicionales impuestos por las compañías navieras no son nada nuevo, pero la reciente encuesta de la empresa online Container Xchange ha puesto de manifiesto el problema, mostrando un aumento medio de los cargos por demora del 104% en el último año.

Un cargador asiático mostró a The Loadstar documentos que detallaban cargos de más de 12.000 dólares en un caso.

El ejecutivo del Global Shippers’ Forum, James Hookham, dijo a The Loadstar: «Necesitamos saber cuáles son estos costes. Aceptamos el principio [detrás de los cargos] pero es la visibilidad, y la honestidad en algunos casos, el problema. El sistema es opaco».

Hookham dijo que los cargadores no podían entender lo que se les cobraba, ya que tenían 10 días de almacenamiento gratuito.

«Pero, ¿qué pasa si el buque se retrasa?», preguntó.

Para que los cargos sean más justos y los cargadores puedan ver lo que están pagando, Hookham sugirió que se instalen en todas las cajas dispositivos IoT que permitan a los cargadores ver dónde están los contenedores en tiempo real.

Según la encuesta de Container Xchange, los cargos de D&D en los 20 puertos más grandes del mundo, aumentaron un 104% en 2021 en comparación con 2020 – un promedio de 666 dólares por contenedor.

Añadió: «En promedio, los cargos de demora y detención alcanzaron 1,219 dólares por contenedor después de dos semanas en 2021. El más barato es Cosco en Busan y el más caro es CMA CGM en Long Beach y Los Ángeles».

Los cargos de D&D han sido durante mucho tiempo un foco de atención para la Comisión Marítima Federal, los importadores estadounidenses se quejan de que los cargos se cobran incluso cuando no hay posibilidad de que la carga sea recogida.

En Asia y Europa se han registrado quejas similares, ya que los cargadores afirman que no pueden ver en qué punto de la cadena de suministro se encuentra su carga.

La subcomisión de Transportes e Infraestructuras del Congreso de EE.UU. escuchó a Alexis Jacobson, gestor de cuentas de BOSSCO Trading International, que: «A pesar de cumplir con el límite de tiempo libre que un exportador tiene en su contrato para retener un contenedor fuera de la terminal y devolver un contenedor a la terminal, los clientes de exportación y los transportistas reciben constantemente facturas incorrectas de los transportistas marítimos por cargos de detención o demora».

En la misma audiencia, John Butler, del World Shipping Council, en representación de los transportistas marítimos, dijo al subcomité:

«Como demuestran los testimonios de todos los testigos de hoy, no se trata de una situación causada por el fracaso de una parte de la cadena de suministro, y ninguna parte del sistema ha quedado intacta. Por el contrario, todas las partes de la cadena están afectadas, y todas las partes están trabajando horas extras para mantener la carga en movimiento. Y aunque es obvio que hay interrupciones, costes y retrasos, el hecho es que el sistema de transporte intermodal internacional oceánico y estadounidense está moviendo más carga en este momento que en cualquier otro momento de la historia. El sistema se ha doblado, pero no se ha roto».