Es poco probable que las tarifas de los fletes de los buque petroleros se recuperen pronto, a menos que haya una corrección considerable en el suministro de buques, según el analista Drewry.
En los últimos meses, las tarifas de los petroleros de han caído en la mayoría de las rutas desde los niveles astronómicos de marzo-abril de 2020, debido al débil comercio de petróleo, la disminución de las operaciones de refinería en todo el mundo y el regreso de los buques detenidos para almacenamiento flotante.

«Aunque la recuperación de la actividad económica mundial conducirá a una cierta mejora de la demanda de petróleo en el segundo semestre de 2020, es probable que el consumo de petróleo a finales de 2020 siga siendo un 3,7% inferior al del mismo período de 2019. Las perspectivas bajistas no terminan aquí, ya que se prevé que la demanda en 2021 sea aproximadamente un 2,5% inferior al nivel de 2019. Por lo tanto, la débil demanda y el exceso de inventario a partir de 2020 impedirá que el comercio de crudo en 2021 se acerque al nivel de 2019», escribió Rajesh Verma, analista principal de buques cisterna en Drewry.

Además de la debilidad del comercio de petróleo crudo, la probable disminución de las exportaciones de larga distancia de los Estados Unidos a Asia reducirá aún más el crecimiento de la demanda de buque petroleros usados en el período 2020-2021.

Según la Administración de Información Energética de los Estados Unidos (EIA), la producción de petróleo crudo de los Estados Unidos disminuirá de 12,2 millones de barriles por día (bpd) en 2019 a 11,7 millones bpd en 2020 y 11 millones bpd en 2021. Se prevé que el crudo del Oriente Medio gane cuota de mercado en Asia, lo que a su vez mantendrá la demanda de toneladas-milla de petroleros para el crudo en 2021 considerablemente inferior a la de 2019.

«Aunque la demanda de toneladas-milla tardará más de dos años en recuperarse hasta los niveles de 2019, la oferta seguirá aumentando, a pesar de la debilidad de la cartera de pedidos. La flota de petroleros de crudo ya ha aumentado en unos 7 millones de TPM (1,7%) desde finales de 2019. Está previsto que se entreguen otros 31 millones de TPM (7,5% de la flota de finales de 2019) entre el segundo semestre de 2022 y el año 2022, y es probable que se hagan más pedidos durante este período», dijo Verma.

«Por lo tanto, para que las tasas se recuperen, se requerirá un desguace importante en los próximos dos o tres años. Hasta hace poco, las altas tasas de flete y la falta de presión para cumplir con la norma OMI 2020 debido a los bajos precios del combustible mantuvieron baja la demolición, pero con el aumento del exceso de oferta y la correspondiente debilidad de las tasas, se prevé que la actividad de desguace se recupere. Dicho esto, el ritmo del desguace decidirá, por tanto, la rapidez con la que se recupere el mercado de tanqueros de crudo», dijo.

Verma recordó que las tarifas de flete anormalmente altas desde octubre de 2019 han mejorado significativamente el resultado final de muchas empresas de buques tanque este año, lo que ha hecho que los propietarios de los buques de gran calado se muestren reacios a desguazar tonelaje hasta que se enfrenten a una crisis de liquidez.

Además, una flota joven con una edad media inferior a 11 años será otro factor que frenará el desguace.

«Por lo tanto, los armadores deben ser conscientes de que la recuperación del mercado será lenta y dolorosa si el ritmo de desguace sigue siendo lento», advirtió Verma.