Una escasez sin precedentes de buques cisterna para el transporte de gas natural licuado los ha convertido en los buques más caros que se han contratado para transportar mercancías.

Las tarifas al contado se han triplicado con creces en el último mes, y la semana pasada BP Plc pagó 350.000 dólares al día para fletar un buque cisterna de GNL para recoger una carga de los EE.UU. El anterior máximo para cualquier tipo de transporte de mercancías se estableció a finales de 2019 cuando un superpetrolero de crudo se contrató por unos ingresos diarios de 308.000 dólares, según los datos recopilados por Clarkson Research Services Ltd., una unidad del mayor corredor marítimo del mundo.

Factores alcistas han golpeado el mercado de transporte marítimo de GNL: la robusta demanda de gas asiático en un frío invierno, las exportaciones récord de los proyectos de EE.UU. y – tal vez lo más importante – los retrasos para cruzar el Canal de Panamá. Los buques se han visto obligados a tomar rutas más largas hacia Asia, lo que ha aumentado el tiempo de transporte y ha reducido considerablemente la cantidad de buques disponibles en el Atlántico.

«Estos son niveles históricamente altos», dijo Per Christian Fett, jefe global de GNL del corredor naval Fearnleys A/S. «Estamos recibiendo muchos requerimientos donde realmente luchamos por encontrar un buque adecuado».

Las tarifas de los buques de GNL en la cuenca del Atlántico subieron a un récord de 322.500 dólares diarios el viernes, un aumento de 99.000 dólares desde el 5 de enero, de acuerdo con Spark Commodities, que toma las evaluaciones de los corredores de buques de GNL. Mientras tanto, las tarifas de los petroleros del Pacífico aumentaron a 221.750 dólares por día, según Spark.

El máximo de ingresos diarios registrado por Clarkson Research es para los buques de transporte de mercancías, no para los portacontenedores que transportan productos acabados.

Los mismos factores han llevado los precios de los cargamentos puntuales a los registros. El marcador Japón-Corea, el punto de referencia regional, subió casi un 32% a 28.221 dólares por millón de unidades térmicas británicas el lunes, según S&P Global Platts.