Las peores inundaciones de China en 100 años están teniendo un impacto significativo en el comercio de buques tanqueros. El país ha sido azotado por fuertes lluvias durante la mayor parte de este mes, con muchas muertes en inundaciones extremas y una creciente preocupación sobre si la enorme represa de las Tres Gargantas puede soportar el diluvio o no.

La reducción de la demanda debido a las inundaciones tendrá un impacto negativo en la recuperación económica de la crisis del Covid-19, advirtió Poten en un nuevo informe. Es probable que esto dé lugar a una disminución de las importaciones de petróleo crudo en los próximos meses y a algunos «vientos en contra» para el mercado del petróleo, ya que los inventarios chinos ya son elevados debido a las compras de crudo impulsadas por los elevados precios en abril y mayo, sugirió Poten.

«El exceso de disponibilidad de productos petrolíferos dará lugar a un aumento de las exportaciones de productos y afectará a los márgenes de refinado en la región. Esto, a su vez, podría ayudar al mercado de productos petroleros», predijo el corredor de Nueva York.

La empresa Eastport Maritime, con sede en Singapur, señaló que el transporte marítimo en el río Yangtsé se ha interrumpido, lo que ha aumentado los costos de almacenamiento y la congestión de los puertos.

Las plantas de fibras textiles y de poliéster han reducido las tasas de operación en parte debido a las inundaciones. Esto se sumará al exceso de oferta de ácido tereftálico purificado (PTA), observó Eastport.