El buque tanquero de almacenamiento y descarga flotante (FSO) J. NAT está siendo remolcado actualmente hacia la infame playa de desguace de Chattogram. El buque, antes conocido como JESSLYN NATUNA, operaba en el yacimiento de gas de Natuna y era propiedad de la empresa indonesia Global Niaga Bersama PT. Recientemente se vendió al comprador en efectivo SOMAP International, que le dio un nuevo nombre a J. NAT y le cambió el pabellón a Palau. SOMAP es una empresa especializada en el comercio de embarcaciones al final de su vida útil.

El FSO J. NAT abandonó las aguas indonesias el 18 de abril a pesar de que los activistas locales advirtieron a las autoridades indonesias sobre la toxicidad de la embarcación. Los documentos oficiales indican que el buque tiene a bordo más de 1500 toneladas de residuos peligrosos procedentes del proceso de extracción de petróleo, incluyendo 1000 toneladas de slop oil, 500 toneladas de agua oleosa y 60 toneladas de aceite de lodo contaminado con una alta concentración de mercurio. Es probable que el J. NAT también contenga altas cantidades de mercurio en sus estructuras, así como en las aguas de lastre.

La ONG Shipbreaking Platform, la Red de Acción de Basilea (BAN), la Oficina Europea del Medio Ambiente (EEB), el IPEN, la Fundación Nexus3 y el Grupo de Trabajo para Cero Mercurio han advertido ahora a Bangladesh del incumplimiento de las leyes internacionales sobre desechos, y han instado a las autoridades a que detengan la importación del buque contaminado. Ignorar los actos ilegales corre el riesgo de exponer a los trabajadores a daños graves y contaminar el medio ambiente de Bangladesh.