Las líneas de cruceros están modificando sus políticas de pago y cancelación en un intento de proporcionar tranquilidad y flexibilidad a los pasajeros tras los brotes del nuevo coronavirus Covid-19 en todo el mundo.

Al mismo tiempo que protegen a quienes han reservado viajes previamente, estas nuevas políticas también están diseñadas para proporcionar comodidad y flexibilidad a quienes consideren la posibilidad de reservar un crucero este verano y otoño, en particular porque el panorama de los viajes internacionales sigue fluctuando. Estos cambios son un desarrollo positivo para los viajeros preocupados, muchos de los cuales no quieren ver desaparecer sus vacaciones tan duramente ganadas.

En muchos casos, estas políticas son temporales y se pretende que estén vigentes sólo el tiempo que sea necesario.