Port Fourchon, un centro clave para la industria offshore, fue azotado por Ida el domingo cuando tocó tierra con vientos de más de 150 millas por hora (240 kph). El miércoles, los barcos de suministro, el combustible y los transbordadores aéreos seguían sin poder acceder a las instalaciones debido a los graves daños causados por la tormenta.

Decenas de empresas petroleras y de gas operan en el Golfo de México, que suministra 1,7 millones de barriles diarios, es decir, alrededor del 16% de la producción petrolera del país. Las empresas de suministro de Port Fourchon y la cercana Houma son eslabones fundamentales de esa producción, ya que proporcionan alimentos, combustible, equipos y transporte en barco y helicóptero a las plataformas de aguas profundas del Golfo de México.

«El corazón de la industria petrolera de alta mar ha sufrido un golpe directo», dijo Tony Odak, jefe de operaciones de Stone Oil Distributor, que suministra diesel y otros combustibles a las empresas de alta mar. «Todo el mundo está luchando para estar operativo lo antes posible».

El puerto de Fourchon se vio inundado por una marea de tormenta de entre 3,7 y 4,3 metros, y registró una ráfaga de viento de hasta 305 km/h, según estimó un funcionario del puerto. Los guardacostas de EE.UU. están inspeccionando sus aguas y esperan reabrir pronto el puerto al tráfico marítimo.

«Estamos trabajando para hacerlo lo más rápido posible. No estamos hablando de semanas, sino de días», dijo el capitán de la Guardia Costera Will Watson, comandante del sector de Nueva Orleans.

Pero las reubicaciones han comenzado.

«Cameron, Intercoastal City y Galveston están siendo consideradas» para nuevos centros de suministro en alta mar , dijo Brad James, director ejecutivo de EnterpriseOffshore Drilling. «Algunos clientes están considerando bases en Mississippi y Alabama», añadió.

Clair Marceaux, director general del puerto de Cameron Parish, en el oeste de Luisiana, a unos 200 km al oeste de Port Fourchon, ha recibido solicitudes de espacio de operadores y proveedores de alta mar.

«Puede que se llene rápidamente», dijo en una entrevista telefónica, interrumpida por al menos ocho correos electrónicos preguntando por la disponibilidad en el puerto.

La parroquia de Cameron no tiene actualmente ningún helipuerto operativo, después de que se cerraran tres en los últimos años debido a la ralentización de la actividad en alta mar. Estos podrían reanudarse si la demanda se recupera, dijo Marceaux.

Tony Odak, de Stone Oil, dijo que su empresa aumentará las operaciones en una instalación existente en Cameron. Pero dijo que se reconstruirá en Port Fourchon.

«No hay mucha infraestructura en Cameron», dijo.