Por Josyana Joshua y Kevin Crowley (Bloomberg) –

El propietario de un oleoducto en el centro del peor vertido de petróleo de California en casi 30 años está investigando el lugar del desastre con un dispositivo controlado a distancia y las autoridades locales advirtieron que la limpieza puede llevar semanas.

Amplify Energy Corp. se está acercando a «una fuente y una causa» del incidente, que puede haber sido provocado por el ancla de un buque, dijo el lunes en una conferencia de prensa el director ejecutivo Martyn Willsher. El vertido, que comenzó el sábado, arrojó unos 3.000 barriles (126.000 galones) de crudo al océano Pacífico, cerca de la comunidad costera de Huntington Beach, que acogió el Abierto de Surf de Estados Unidos la semana pasada.

Se trata del mayor desastre de este tipo en el Estado Dorado desde que un terremoto de 1994 abrió un oleoducto y vertió unos 4.500 barriles al mar, según una base de datos recopilada por el Grupo de Medios Públicos del Sur de California, una organización sin ánimo de lucro. Amplify se desplomó hasta un 53% el lunes. Las acciones redujeron parte de las pérdidas tras la conferencia de prensa, lo que provocó una interrupción temporal de la cotización.

El vertido se produce en un momento en el que el escepticismo normativo sobre las prácticas medioambientales de la industria petrolera ya estaba por las nubes. La semana pasada, la Comisión de Planificación del Condado de Santa Bárbara votó a favor de bloquear una propuesta de Exxon Mobil Corp. para transportar crudo en camiones cisterna y volver a poner en marcha tres plataformas marinas en la zona.

La catástrofe debería animar a los demócratas del Congreso a aprobar leyes que protejan lugares como el sur de California de este tipo de incidentes, dijo Diane Hoskins, directora de campaña del grupo de conservación de los océanos Oceana.

Una amplia franja de la playa y el océano permaneció cerrada y se han desplegado más de 2.000 pies de barreras flotantes para ayudar a contener el crudo derramado, dijeron los líderes de la ciudad de Huntington Beach en un comunicado.

Willsher dijo que la empresa tiene suficientes seguros y otros recursos para hacer frente al coste del incidente.

En junio, el préstamo de la empresa en el marco del Programa de Protección de Salarios de la Administración de Pequeñas Empresas de EE.UU. fue condonado en su totalidad. A finales de ese mes, Amplify tenía una deuda neta de unos 216 millones de dólares.