Las aseguradoras se preparan para pagar una factura por la explosión del puerto de Beirut equivalente a los 3.000 millones de dólares que recibieron a raíz de las explosiones de Tianjin hace cinco años.

Aunque las explosiones de Beirut del martes pasado fueron más grandes que el accidente que golpeó el puerto chino el 12 de agosto de 2015, los cargamentos destruidos en Tianjin fueron más caros, incluyendo miles de coches. Se cree que las explosiones del puerto de Tianjin han desencadenado los mayores reclamos de seguros relacionados con el puerto en la historia de los tiempos de paz.

El último recuento del Líbano muestra más de 150 muertos y muchos más desaparecidos.

«Hay muchos desaparecidos que no podemos identificar. Son camioneros y trabajadores extranjeros», dijo ayer Marwan Abboud, el gobernador de la ciudad.

La enorme explosión de nitrato de amoníaco que golpeó el puerto de Beirut dejó un cráter de 43 m de profundidad donde solía existir el almacén que albergaba el peligroso producto químico. Puertos de todo el mundo están comprobando activamente sus propias capacidades de almacenamiento de nitrato de amoníaco en los últimos días.