Por Kate Abnett

BRUSELAS, 3 de junio (Reuters) – La Unión Europea presionará para que se establezcan normas más estrictas para reducir la intensidad de las emisiones de CO2 de los buques en una reunión de la agencia marítima de las Naciones Unidas que se celebrará la próxima semana, según dijo el jueves un alto funcionario.

La Organización Marítima Internacional (OMI) debatirá la próxima semana medidas para dirigir el transporte marítimo hacia su compromiso de reducir a la mitad las emisiones de gases de efecto invernadero para 2050, desde los niveles de 2008.

Entre ellas se encuentran las normas que obligan a los buques a reducir su intensidad de CO2. Un grupo de trabajo de la OMI ha propuesto una reducción del 11% de la intensidad del carbono para 2026, a partir de los niveles de 2019.

Esto no es suficiente para la Comisión Europea, que quiere normas que cubran toda la década hasta 2030.

«Vamos a ser claros. Necesitamos certeza sobre el objetivo de reducción después de 2026, hasta 2030», dijo Magda Kopczynska, directora de la Comisión para el transporte marítimo y fluvial, en una reunión con legisladores del Parlamento Europeo.

«Esta incertidumbre no hace justicia ni al marco normativo acordado ni a la estrategia de la OMI», dijo sobre el plan de no fijar objetivos más allá de 2026.

La UE afirma que los propios objetivos de la OMI exigen al menos una reducción del 21,5% de la intensidad de CO2 de los buques para 2030. Otros países temen que unos objetivos más estrictos puedan obstaculizar el comercio mundial o aumentar los costes logísticos.

Una portavoz de la OMI dijo que la cuestión se debatirá en la sesión de la próxima semana y que los más de 170 Estados miembros de la OMI podrán dar sus puntos de vista.

Los objetivos climáticos de la UE son más ambiciosos que los de la OMI, ya que el bloque pretende eliminar sus emisiones netas para 2050. El transporte marítimo se considera uno de los sectores más difíciles de descarbonizar, ya que los grupos de la industria citan la falta de tecnologías bajas en carbono comercialmente viables, que aún están a años de distancia de su uso generalizado.

Bruselas propondrá el mes que viene políticas para frenar las emisiones del transporte marítimo, incluido un plan para incorporar el sector al mercado de carbono de la UE, exigiendo a los buques que compren permisos cuando contaminen.

La Comisión aún no ha confirmado si cubrirá las emisiones de los viajes dentro de Europa o de los viajes internacionales que comienzan o terminan en la UE. (Reportaje de Kate Abnett, información adicional de Jonathan Saul; edición de Steve Orlofsky)