El China Dawn, el aframax que alteró el curso de Singapur a la India el martes a petición del capitán del barco, arribará a Kochi el próximo jueves donde la tripulación que desembarca no podrá volver a casa hasta dentro de un mes.

Se entiende que la tripulación se enfrentará a cuatro semanas de cuarentena y tres días de procesamiento antes de que puedan volver a sus casas.

El buque se desvió a la India hace tres días, y el capitán citó la tensión mental a la que él y su tripulación han estado sometidos con las prolongadas semanas adicionales en el mar gracias a las restricciones de viaje establecidas en todo el mundo a causa del coronavirus.

El China Dawn estaba en ruta desde Sudáfrica a Singapur cuando el barco cambió repentinamente de rumbo.

Después de mucho diálogo entre las partes conectadas en las 48 horas siguientes, los armadores y los fletadores acordaron ayer el desvío del barco. El aframax es propiedad de la Naviera Nan Fung de Hong Kong.

El barco tiene siete tripulantes que han trabajado más allá de los términos de su contrato, sin poder volver a casa gracias al coronavirus, y el capitán del barco apareció en un artículo de alto perfil en el Sunday Morning Post de Hong Kong durante el fin de semana, citado como diciendo: «Estamos atrapados en el mar, somos prisioneros en el mar».