El Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, instó al grupo Houthi de Yemen a que permitiera que un equipo de evaluación viajara para evaluar un buque petrolero en descomposición que amenaza con derramar 1,1 millones de barriles de crudo frente a las costas del país devastado por la guerra.

Hace más de un mes, funcionarios del Houthi dijeron que estarían de acuerdo en permitir que una misión de la ONU realizara una evaluación técnica y cualquier reparación inicial que fuera factible en el petrolero Safer. Pero las Naciones Unidas todavía están esperando la autorización formal.

Guterres está «profundamente preocupado» por el estado del buque petrolero, dijo el viernes el portavoz de la ONU, Stéphane Dujarric. Las Naciones Unidas han advertido que el Safer podría derramar cuatro veces más petróleo que el desastre del Exxon Valdez de 1989 en las costas de Alaska.

«Pide específicamente que se conceda a los expertos técnicos independientes acceso incondicional al buque cisterna para evaluar su estado y llevar a cabo cualquier posible reparación inicial», dijo Dujarric. «Esto… proporcionará evidencia científica crucial para los próximos pasos a seguir para evitar la catástrofe.»

El buque cisterna Safer ha estado varado frente a la terminal de petróleo del Mar Rojo del Yemen, en Ras Issa, durante más de cinco años. El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas también ha pedido a los Houthis que faciliten el acceso incondicional lo antes posible.