El Secretario General de la OMI, Kitack Lim, dijo:

«Expreso mis más profundas condolencias y mis más sincero pésame a las familias de las víctimas y al Gobierno y el pueblo del Líbano por las catastróficas explosiones ocurridas ayer en el puerto de Beirut. El puerto es una arteria vital que lleva alimentos, medicinas y suministros al país y su destrucción tendrá consecuencias devastadoras. Las Naciones Unidas están ayudando a dar una respuesta inmediata al incidente. La Organización Marítima Internacional está dispuesta a ayudar en todo lo que podamos».

El puerto de Beirut fue alcanzado por dos explosiones, causando graves daños a edificios y casas en su radio, incluyendo la residencia del Primer Ministro. NNA, la agencia oficial de noticias dice que la explosión fue causada en el depósito de fuegos artificiales del puerto, que almacenaba productos químicos altamente volátiles en condiciones inseguras.