Los responsables de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y de la Organización Marítima Internacional (OMI) han emitido una declaración conjunta en la que piden a los Estados portuarios y costeros que permitan a la gente de mar recibir atención médica.

Describiendo la cuestión como un «asunto de vida o muerte», la declaración conjunta también insta a las naciones a dar prioridad a los marinos para la vacunación contra el COVID-19 y a designar a los marinos como trabajadores clave, reconociendo la valiosa contribución de los marinos al comercio mundial.

La declaración conjunta del Director General de la OIT, Guy Ryder, y del Secretario General de la OMI, Kitack Lim, destaca las dificultades a las que se enfrenta la gente de mar para acceder a la atención médica debido a las restricciones del COVID-19. Destaca la «obligación de garantizar que la gente de mar pueda acceder a la atención médica en tierra sin demora, siempre que la necesite, y de ampliar la asistencia médica a bordo en caso de necesidad, permitiendo que médicos y dentistas cualificados visiten los buques».

«Recibir esta asistencia puede ser una cuestión de vida o muerte para los marinos que caen enfermos mientras trabajan en los buques. La comunidad internacional debería hacer todo lo posible para apoyar a quienes han mantenido la cadena de suministro mundial en condiciones de pandemia durante los últimos 18 meses y siguen adelante a menudo a pesar de las enormes dificultades personales.»

La declaración conjunta señala que «casi 14 meses después de la publicación de las ‘Recomendaciones para los Estados portuarios y costeros sobre el rápido desembarco de la gente de mar para recibir atención médica en tierra durante la pandemia de COVID-19’, los marinos siguen teniendo dificultades para acceder a dicha atención cuando la necesitan. La defensa por parte de los Estados miembros, la industria marítima, los interlocutores sociales y los propios marinos ha vuelto a poner en primer plano la difícil situación de los marinos».

Según el Convenio sobre el trabajo marítimo, 2006, de la OIT, enmendado (CTM 2006), los Estados miembros deben garantizar que la gente de mar a bordo de buques en su territorio tenga acceso a instalaciones médicas en tierra, en caso de que necesite atención médica inmediata, incluida la atención dental.

La obligación legal de prestar asistencia a la gente de mar en peligro, incluida la asistencia médica, es también un componente intrínseco del Convenio Internacional para la Seguridad de la Vida Humana en el Mar (SOLAS) de la OMI; el Convenio Internacional sobre Búsqueda y Salvamento Marítimos (SAR); y el Convenio para facilitar el tráfico marítimo internacional (FAL).

Los responsables de la OIT y la OMI animan también a los gobiernos a reconocer el papel que desempeña el resto del personal marítimo en la facilitación del comercio mundial y, siempre que sea posible, a vacunarlo también de forma prioritaria.

Veinticuatro países están aplicando actualmente programas de vacunación de la gente de mar, o han señalado su intención de hacerlo, en puertos designados dentro de sus jurisdicciones.

«Estamos muy agradecidos a estos países, pero instamos a otros a que den un paso adelante para acelerar, en particular, la vacunación de los marinos que prestan servicio en el transporte marítimo internacional. Los organismos gubernamentales, la industria, los trabajadores y los grupos de bienestar de los marinos siguen trabajando asiduamente para facilitar y/o suministrar vacunas a los marinos. Sin embargo, queda mucho por hacer. Seguiremos trabajando con nuestras agencias hermanas de la ONU, los gobiernos y los organismos de la industria para abordar las necesidades actuales de la gente de mar y para salvaguardar sus derechos básicos, de modo que puedan seguir facilitando la economía mundial», dice la declaración conjunta.

Referencia: ilo.org