La Federación Internacional de Trabajadores del Transporte (ITF) se une a los sindicatos marítimos ucranianos y croatas para exigir que la búsqueda de siete marinos desaparecidos continúe en el Atlántico medio tras el hundimiento del buque Bourbon Rhode.

El 14 de octubre, la coordinadora marítima de la ITF, Jacqueline Smith, hizo un llamamiento directo al gobierno francés para que continúe con las operaciones de búsqueda y rescate y redistribuya todos los recursos.

Smith también pidió a los Estados Unidos y a otras naciones que presten asistencia en la búsqueda, mientras que existe la posibilidad de que los siete marinos desaparecidos puedan ser encontrados con vida.

«Como dijo el Ministro de Asuntos Exteriores y Europeos de Croacia a principios de esta semana, no se han agotado todas las opciones. Junto con nuestros afiliados, el Sindicato de Marinos de Croacia y el Sindicato de Trabajadores del Transporte Marítimo de Ucrania, exigimos que la búsqueda continúe mientras haya un rayo de esperanza de que los marinos desaparecidos estén vivos», dijo Smith.

El remolcador de bandera luxemburguesa (AHT), tripulado por 14 marinos ucranianos, rusos, sudafricanos, filipinos y croatas, se hundió a finales de septiembre tras haber sido azotado por el huracán de categoría 4 «Lorenzo».

En el momento del siniestro, el buque se encontraba en tránsito a unas 1.200 millas náuticas de la isla francesa de Martinica y a 60 millas náuticas del ojo del huracán.

Las operaciones de búsqueda y rescate coordinadas por el Centro Operativo Regional de Vigilancia y Rescate (CROSS) desde el 26 de septiembre han dado lugar a la recuperación de un bote salvavidas con tres supervivientes ucranianos, así como a la recuperación de los cuerpos de cuatro marinos. Desde el 1 de octubre, no se han encontrado más supervivientes ni cadáveres.

Sin embargo, los tres marinos ucranianos rescatados han confirmado que algunos de los siete tripulantes desaparecidos lograron entrar en una balsa salvavidas y existe la posibilidad de que sigan vivos.

Además, el 8 de octubre, dos marinos a bordo del Alp Striker informaron de que habían visto lo que podría haber sido una bengala de socorro, y la Agencia Europea de Seguridad Marítima (EMSA) informó a las autoridades de que un objeto desconocido visto vía satélite podría ser una balsa salvavidas.

A pesar de estos informes, las autoridades francesas anunciaron que las operaciones de búsqueda se reducirían.

En consecuencia, las familias y amigos de los marinos desaparecidos de Bourbon Rhode han lanzado una petición instando a las autoridades a que continúen la búsqueda del capitán croata desaparecido y de seis miembros de la tripulación ucraniana. La petición ha sido firmada hasta ahora por más de 44 mil personas.