La flota de contenedores inactivos ha alcanzado un máximo histórico de 11,6% de la flota en términos de capacidad a finales de mayo, según el analista Alphaliner. La flota de portacontenedores inactivos se situaba en 2,72 millones de TEU al 25 de mayo, es decir, el 11,6% de la capacidad, debido a una combinación de viajes en blanco para mitigar el impacto de la menor demanda por la pandemia del Covid-19 y de los buques retirados del servicio para la modernización de los depuradores.

Unos 571.858 TEU, 64 buques, de los inactivos están siendo sometidos actualmente a retroinstalaciones de depuradores, lo que significa que la parte de la flota puesta fuera de servicio para gestionar la capacidad ha superado la cifra de 2 millones de TEU.

Según el boletín semanal de Alphaliner, las dos líneas de contenedores más grandes del mundo, Maersk y MSC, representan la mayor parte de la flota ociosa con un total combinado de 845.000 TEU fuera de servicio. Sin embargo, más de la mitad de esta cifra se refiere a los buques que se someten a modificaciones en los depuradores.

Alphaliner dijo que esperaba que la flota inactiva alcanzara un pico en breve, a medida que los cierres en muchos países comenzaran a disminuir y la demanda se recuperara. «Hay indicios alentadores de que los transportistas han sobrestimado el nivel de contracción de la demanda en mayo, y la escasez de capacidad en ciertas rutas ya ha empezado a hacer subir las tarifas de los fletes al contado».