Castle Wind, una empresa conjunta entre Trident Winds y EnBW North America, publicó un nuevo estudio que indica que la energía eólica marina frente a la costa de California podría ahorrar a los contribuyentes entre 1.000 y 2.000 millones de dólares sobre una base de valor actual neto para 2040.

El ahorro podría lograrse mediante la instalación de 7-9 GW de energía eólica marina, según el estudio encargado por Castle Wind a Energy + Environmental Economics (E3).

Esto representa suficiente energía para abastecer a cuatro millones de hogares y satisfacer aproximadamente el 10 por ciento de las necesidades de electricidad del estado.

Mientras que varios estados del noreste han hecho de la energía eólica marina una piedra angular de sus futuras carteras de energía limpia, con más de 20 GW de nueva capacidad eólica marina exigida por ley en 2035, California difiere en que sus aguas costeras profundas requieren turbinas flotantes.

Esta tecnología se está comercializando en Europa con cerca de 200MW de capacidad instalada en línea en 2019-2020. Suministrar energía limpia y fiable las 24 horas del día requerirá inversiones tanto en almacenamiento de energía, para trasladar el exceso de energía solar a la hora del día en que más se necesita, como en recursos renovables que continúan generando energía una vez que el sol se pone.

La energía eólica marina ofrece una generación constante a lo largo de un período de 24 horas. El estudio evalúa la energía eólica marina en relación con otras opciones de recursos, incluyendo la energía eólica terrestre de otros estados (por ejemplo, de Wyoming o de Nuevo México), y encuentra que la energía eólica marina sigue siendo una parte valiosa de una cartera de recursos de menor costo, incluso si la energía eólica terrestre se desarrolla en el futuro.

California tiene algunas de las metas de energía limpia y clima más ambiciosas del mundo. Con la aprobación de la Ley de Soluciones para el Calentamiento Global de California de 2006 (AB 32) y la Orden Ejecutiva S-03-05 del Gobernador Jerry Brown de 2005, el estado se ha comprometido a reducir sus emisiones de GEI a un 40 por ciento y un 80 por ciento por debajo de los niveles de 1990 para 2030 y 2050, respectivamente.

Además, la ley SB 100, aprobada en 2018, aumentó los objetivos de California al 60 por ciento de suministro de energía renovable para 2030 y al 100 por ciento de suministro de energía libre de GEI para 2045. El cumplimiento de la SB100 solamente requerirá que el estado duplique aproximadamente su generación de energía renovable existente para el año 2030.

«Aunque California lidera la mayoría de los estados en el despliegue de energía renovable, necesitará varias veces más capacidad de energía renovable de la que está instalada actualmente para cumplir con sus compromisos de políticas a largo plazo», dijo Sanderson Hull, Consultor Senior del E3 y autor principal del estudio. «La energía eólica marina es un recurso prometedor que aún no se ha investigado a fondo como componente de las vías óptimas de California para alcanzar sus objetivos de energía limpia».

Castle Wind ya ha iniciado el desarrollo de un parque eólico marino flotante de 1.000 MW frente a la costa de Pt. Estero, California, con conexión a la red en Morro Bay. El proyecto Castle Wind Offshore está previsto que se ubique en la plataforma continental exterior, a más de 30 millas de la costa de California, en aguas gestionadas federalmente del Océano Pacífico.

La Oficina de Administración de Energía Oceánica de Estados Unidos está preparando una subasta de arrendamiento para el sitio del proyecto en 2020. Si se le adjudica el contrato de arrendamiento, Castle Wind prevé producir 1.000 MW de energía renovable alrededor de 2025.