Por Bloomberg News (Bloomberg) –

La crisis energética de China parece que la va a impulsar a importar más carbón de un mayor número de productores, lo que la pone en competencia con los compradores europeos e indios que también están comprando más del combustible fósil más sucio.

Más de dos tercios de la electricidad china proceden de centrales de carbón y, aunque más del 90% del combustible que utiliza se extrae localmente, es difícil aumentar la producción local a corto plazo. La opción más fácil es buscar en el extranjero, pero la decisión de Pekín de prohibir las importaciones de Australia -el segundo mayor exportador del mundo- a finales del año pasado lo complica un poco.

No es fácil aumentar la oferta de carbón local, dada la escasa inversión en nuevas minas en los últimos años, dijo la analista de Bloomberg Intelligence Michelle Leung en una nota. Además, la sobreexplotación minera está fuertemente prohibida por motivos de seguridad.

En su lugar, es probable que China intente aumentar las compras de fuentes tradicionales. La provincia de Jilin buscará más carbón de Indonesia, Rusia y Mongolia para garantizar el suministro de energía y calefacción, dijo el gobernador Han Jun en un comunicado.

La mayor economía de Asia también podría buscar en otros países exportadores de carbón, como Sudáfrica, Colombia, EE.UU. y Canadá, lo que la pondría en competencia con compradores de otras partes del mundo y daría más impulso a las subidas de los precios mundiales. Los productores de electricidad europeos están comprando carbón, ya que la escasez de gas natural obliga a las empresas de servicios públicos a quemarlo para hacer frente a su propia escasez de energía, mientras que en la India también se están agotando las existencias de este combustible.

«Dada la escasez de carbón en el país, podemos esperar que China aumente su actividad de compra y es probable que la mayor parte provenga de los mercados del sudeste asiático debido a la proximidad», dijo Abhinav Gupta, un analista de investigación de carga seca en Braemar ACM Shipbroking. «La mayoría de estos productores de carbón están al máximo de su capacidad, lo que puede tensar el mercado del carbón y hacer subir los precios».

Por supuesto, Pekín podría decidir suavizar la prohibición de las importaciones de carbón australiano, aunque eso podría no ser políticamente aceptable. Leung, de BI, no cree que sea probable, aunque Ralph Leszczynski, jefe de investigación del corredor de buques Banchero Costa & Co, considera que es una posibilidad.

«Pronto el gobierno chino podría verse obligado a suavizar la prohibición del carbón australiano, ya que eso permitiría importar más carbón y aliviaría algo la presión sobre los precios del carbón nacional», dijo.

Según Bloomberg Intelligence, al menos 17 provincias y regiones chinas, que representan el 66% del producto interior bruto del país, han anunciado algún tipo de corte de electricidad, dirigido sobre todo a los grandes usuarios industriales. Los motivos son dos: los precios récord del carbón están haciendo que los generadores de electricidad recorten la producción a pesar del aumento de la demanda, mientras que algunas zonas han detenido proactivamente los flujos de electricidad para cumplir los objetivos de emisiones e intensidad energética.

En el aire
La crisis energética de China se está convirtiendo en la última sacudida de las cadenas de suministro mundiales, ya que las fábricas se ven obligadas a ahorrar energía reduciendo la producción. La interrupción se produce en un momento en el que los productores y transportistas se apresuran a satisfacer la demanda de todo tipo de productos, desde ropa hasta juguetes, para la temporada de compras de fin de año, lidiando con líneas de suministro que se han visto alteradas por el aumento de los costes de las materias primas, los largos retrasos en los puertos y la escasez de contenedores de transporte.

China está tomando medidas para aliviar la escasez de electricidad, aunque se necesitan más políticas, según informaron el martes los medios de comunicación estatales, mientras la segunda mayor economía del mundo se prepara para los choques derivados del empeoramiento de la crisis de suministro. La situación de escasez de suministro es probable que se alivie gradualmente debido a las medidas adoptadas por las autoridades para garantizar la producción de energía y evitar los cortes, dijo el oficial Diario de Información Económica en un informe de primera página, citando a expertos de la industria no identificados.