Debido a la pandemia del Covid-19 y al cambio de perspectiva mundial, la empresa de productos agrícolas Yara ha decidido detener el desarrollo de su buque autónomo Yara Birkeland y evaluará los próximos pasos junto con sus socios.

El casco del Yara Birkeland fue botado al mar en Rumania en febrero de 2020 y se espera que llegue a Noruega en mayo, donde se le instalarán diversos sistemas de control y navegación y se le someterá a pruebas antes de su entrega.

El portacontenedores de escotilla abierta de 120 TEU tendrá un sistema de propulsión totalmente alimentado por baterías y estará preparado para funcionar de manera autónoma. Yara y la empresa de tecnología Kongsberg se unieron en 2017 con la ambición de construirlo: será el primer buque portacontenedores autónomo y de cero emisiones del mundo.

El buque transportará el fertilizante desde la planta de Yara en Porsgrunn por vías navegables interiores hasta los puertos de alta mar de Larvik y Brevik, un viaje de 31 millas náuticas. Reemplazando 40.000 viajes de camiones al año, se espera que el Yara Birkeland reduzca las emisiones de NOx y CO2 y mejore la seguridad vial en una zona urbana densamente poblada de Noruega.

MacGregor, parte de Cargotec, y Kongsberg Maritime firmaron un acuerdo el año pasado para que MacGregor entregara un sistema de atraque automatizado para el buque. Esto permitirá que las operaciones de amarre se realicen sin intervención humana.