La Comisión Europea ha abierto oficialmente una investigación en profundidad para evaluar la propuesta de adquisición de Chantiers de l’Atlantique de Francia por el constructor naval italiano Fincantieri con arreglo al Reglamento de concentraciones de la UE.

Como ya se ha explicado, la Comisión teme que la transacción pueda reducir la competencia en el mercado mundial de la construcción de buques de crucero.

«La demanda de cruceros está en auge en todo el mundo», declaró la Comisaria Margrethe Vestager, responsable de la política de competencia.

«Chantiers de l’Atlantique y Fincantieri son dos líderes mundiales en este sector. Por eso evaluaremos cuidadosamente si la transacción propuesta afectaría negativamente a la competencia en la construcción de cruceros en detrimento de los millones de europeos que se toman vacaciones en cruceros cada año», continuó Vestager.

Concretamente, en esta fase, la Comisión teme que la operación propuesta pueda hacer desaparecer a Chantiers de l’Atlantique como fuerza competitiva importante en un mercado ya concentrado y con limitaciones de capacidad.

La Comisión ha llegado a la conclusión preliminar de que es poco probable que una entrada oportuna y creíble de otros constructores navales contrarreste los posibles efectos negativos de la transacción. Por lo tanto, la transacción puede reducir significativamente la competencia en el mercado de la construcción de buques de crucero, lo que podría dar lugar a precios más altos, menos posibilidades de elección y menos incentivos para innovar, dijo la CE en una declaración.

Además, la CE ha llegado a la conclusión preliminar de que los grandes clientes no tendrían suficiente poder de negociación para contrarrestar el riesgo de que se produjeran incrementos de precios como consecuencia de la transacción.

La Comisión llevará a cabo ahora una investigación en profundidad de los efectos de la operación propuesta para determinar si es probable que reduzca significativamente la competencia efectiva.

Como se ha informado, la comisión tiene ahora 90 días hábiles, hasta el 17 de marzo de 2020, para tomar una decisión.

La declaración oficial emitida por la Comisión es consecuencia de los informes de los medios de comunicación que indican que se iniciará una investigación a gran escala sobre la transacción propuesta.

El 29 de octubre de 2019, Fincantieri expresó su desaprobación de tal decisión por parte de la CE, señalando que todavía habría tres constructores de cruceros en Europa después de la adquisición.

En enero del año pasado, la CE aceptó una solicitud de Francia y Alemania para evaluar la adquisición de Chantiers de l’Atlantique por parte de Fincantieri. Según el acuerdo, Fincantieri asumiría el 50 por ciento de la propiedad de Chantiers de l’Atlantique, con un 1 por ciento adicional que se tomaría prestado del Estado francés.