La industria marítima seguirá siendo un objetivo de los ciberdelincuentes en 2021 y las flotas navieras del mundo deberán estar en alerta máxima por si se producen ciberataques a medida que la industria se recupera de los daños causados por la pandemia mundial, según el Sr. Ionut Paris, Director General de GMCG Rumania.

«Los recientes ataques cibernéticos a empresas como Google demuestran la sofisticación y la capacidad de muchos de los ciberdelincuentes que han puesto sus ojos en el sector marítimo. El Año Nuevo será un momento para estar aún más atentos a los efectos de un ciberataque. Todos debemos ser conscientes de los dramáticos efectos que puede tener en las operaciones marítimas y la seguridad de la tripulación».

En enero de 2021 se introducirán nuevas normas de seguridad para el sector marítimo de la OMI y también será obligatorio para los propietarios, administradores y operadores de buques abordar los riesgos cibernéticos en los sistemas de gestión de la seguridad de sus buques. Para hacer frente a esto, GMCG Global, uno de los principales proveedores de servicios especializados de asesoría técnica, jurídica y de gestión para la industria marítima, acaba de publicar su último Libro Blanco sobre la ciberdelincuencia en la industria. El nuevo documento: CIBERSEGURIDAD MARÍTIMA – La información es la clave y el activo vulnerable – está ahora disponible como descarga gratuita en el sitio web de gmcg.global

Ionut cree que la industria marítima debe estar aún más vigilante en 2021 debido al aumento de las actividades cibernéticas relacionadas con las industrias mundiales de transporte y logística.

«El nuevo año continúa la recuperación económica mundial y el transporte marítimo jugará un papel importante en ese proceso. Pero es vital que todos permanezcan en guardia contra las crecientes amenazas de los ciberdelincuentes. Muchos de los ataques actuales que utilizan procesos digitales son contra operaciones comerciales que se concentran en el robo intelectual, el daño a los sistemas electrónicos y la piratería de bases de datos sensibles. Los riesgos no son sólo para las inversiones y operaciones financieras, sino también para el bienestar y la seguridad de la gente de mar. Esta amenaza sólo aumentará en 2021, a pesar de la pandemia mundial.

«Nuestro nuevo Libro Blanco examina las posibles amenazas actuales, junto con las soluciones y defensas que todos podemos adoptar para reducir al mínimo los riesgos de las operaciones. El mundo marítimo está aceptando nuevas formas de trabajo a distancia, por lo que todos debemos asegurarnos de que tenemos los fundamentos sólidos para defendernos contra esta raza de ciberdelincuentes decididos».